Archive for 29/03/08

SIMPLEMENTE, SARA MONTIEL.

marzo 29, 2008


María Antonia Abad Fernández (Sara Montiel) nació en Campo de Criptana, Ciudad Real, el 10 de marzo de 1928.
Estudió interna en un convento de las dominicas y en el colegio Jesús María de Orihuela (Alicante).
A los 15 años de edad, gana un concurso de nuevas actrices de la mano del productor Vicente Casanova.
Inició su carrera cinematográfica en los años cuarenta, concretamente en 1944 debuta en le cine con el seudónimo de María Alejandra, que luego se lo volvió a cambiar su nuevo agente Enrique Herreros por el definitivo de Sara Montiel.
Su primera película fue: Te quiero para mí (1944) de L. Vajda.
En los años cincuenta y cansada de las pocas posibilidades que el cine español le ofrecía decide irse a México. Allí se convierte en una de las actrices preferidas del público latino-americano.
Según cuenta en sus memorias, cuando ella tenía 23 años, conoció a Severo Ochoa cuando este tenía 43 años, nuestro premio Nobel de Luarca (Asturias) , de quien dice que era muy alto, muy digno, muy guapo, muy interesante y muy tímido, al mismo tiempo. Era superatractivo.
Desde México, saltó a Hollywood, trabajando a las órdenes de Aldrich, Fuller y Anthony Mann, con el que se casaría poco después en 1956 y se divorciaría en el año 1961.
En 1957 regresa a España, donde interpreta “El último cuplé”. Esta película fue el verdadero lanzamiento para todo el público de habla hispana que la acoge como un mito de la canción y de la pantalla, ya que todas las canciones de sus películas se convirtieron en grandes éxitos.
En 1964 divorciada ya de Anthony Mann, contrajo matrimonio en Roma, con Vicente Ramírez Olalla, matrimonio que fue anulado en 1978.
Dejó el cine el año 76 porque le ofrecían películas de destape y aunque hubiera ganado mucho dinero, no las quiso hacer. No es la imagen con la que ella quería que se quedase su público.
En 1980 se une sentimentalmente a Pepe Tous, que a la sazón era propietario de un periódico mallorquín, (adoptó dos hijos: Thais y Zeus) y con quien permanece hasta que murió en agosto de 1992.
Sus éxitos en el cine continuaron con La violetera, película que obtuvo en 1958 el Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo y el Premio del Circuito de Escritores cinematográficos, Mi último tango, Pecado de amor, La bella Lola, etc.
Su popularidad fue declinando y a partir de 1970 se retiró completamente del cine.
En octubre de 2002 vuelve a casarse, en Madrid, con el Antonio Hernández.
Terenci Moix dice de ella: “Sara Montiel -nuestra Mae West- representa la inspiración máxima de un erotismo tranquilizador, donde la agresividad de la súper-hembra viene suavizada tanto por sus extravagancias externas -vestuario, fraseología, simpatía, canciones- como por lo absolutamente increíble de los temas en que reina.” . Sara, tu eres un mito, pero si hubieras nacido en EE UU tendrías también varios Oscar?
Siempre ha sido simpatizante de las ideas de izquierdas.
Se permitió el lujo de rechazar la proposición de volver al cine del otro manchego universal, Pedro Almodóvar. Hace unos diez años, Sara estaba en Brasil y Pedro habló con su marido y Pepe intentó convencerla para que trabajase con Pedro, pero aunque los dos nos, según confiesa ella, nos admirábamos mutuamente, le dije que no volvía al cine. Yo le admiro, veo sus películas y me troncho, creo que es un talento manchego fuera de serie pero nada más..
Sara Montiel, considerada como la artista manchega más internacional, cumplió el día 10 sus 80 años, motivo por el cual, el consistorio de Campo de Criptana considera oportuno rendirle un agasajo “por toda su trayectoria artística y por toda una vida dedicada a presumir de manchega”, informaron a EFE fuentes del equipo de gobierno municipalEl alcalde de Campo de Criptana, Santiago Lucas-Torres, acompañado del representante de la artista, Toni Lara, informará mañana, en rueda de prensa, de los actos del homenaje a la artista manchega, entre los que destaca la inauguración el próximo día 29 de una estatua de bronce con su figura en forma de Venus Desnuda, de casi 1,80 metros, que el pueblo ha pagado con sus aportaciones.

Colaboración de Cesáreo Fraile Izquierdo.

Anuncios

SIMPLEMENTE, SARA MONTIEL.

marzo 29, 2008


María Antonia Abad Fernández (Sara Montiel) nació en Campo de Criptana, Ciudad Real, el 10 de marzo de 1928.
Estudió interna en un convento de las dominicas y en el colegio Jesús María de Orihuela (Alicante).
A los 15 años de edad, gana un concurso de nuevas actrices de la mano del productor Vicente Casanova.
Inició su carrera cinematográfica en los años cuarenta, concretamente en 1944 debuta en le cine con el seudónimo de María Alejandra, que luego se lo volvió a cambiar su nuevo agente Enrique Herreros por el definitivo de Sara Montiel.
Su primera película fue: Te quiero para mí (1944) de L. Vajda.
En los años cincuenta y cansada de las pocas posibilidades que el cine español le ofrecía decide irse a México. Allí se convierte en una de las actrices preferidas del público latino-americano.
Según cuenta en sus memorias, cuando ella tenía 23 años, conoció a Severo Ochoa cuando este tenía 43 años, nuestro premio Nobel de Luarca (Asturias) , de quien dice que era muy alto, muy digno, muy guapo, muy interesante y muy tímido, al mismo tiempo. Era superatractivo.
Desde México, saltó a Hollywood, trabajando a las órdenes de Aldrich, Fuller y Anthony Mann, con el que se casaría poco después en 1956 y se divorciaría en el año 1961.
En 1957 regresa a España, donde interpreta “El último cuplé”. Esta película fue el verdadero lanzamiento para todo el público de habla hispana que la acoge como un mito de la canción y de la pantalla, ya que todas las canciones de sus películas se convirtieron en grandes éxitos.
En 1964 divorciada ya de Anthony Mann, contrajo matrimonio en Roma, con Vicente Ramírez Olalla, matrimonio que fue anulado en 1978.
Dejó el cine el año 76 porque le ofrecían películas de destape y aunque hubiera ganado mucho dinero, no las quiso hacer. No es la imagen con la que ella quería que se quedase su público.
En 1980 se une sentimentalmente a Pepe Tous, que a la sazón era propietario de un periódico mallorquín, (adoptó dos hijos: Thais y Zeus) y con quien permanece hasta que murió en agosto de 1992.
Sus éxitos en el cine continuaron con La violetera, película que obtuvo en 1958 el Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo y el Premio del Circuito de Escritores cinematográficos, Mi último tango, Pecado de amor, La bella Lola, etc.
Su popularidad fue declinando y a partir de 1970 se retiró completamente del cine.
En octubre de 2002 vuelve a casarse, en Madrid, con el Antonio Hernández.
Terenci Moix dice de ella: “Sara Montiel -nuestra Mae West- representa la inspiración máxima de un erotismo tranquilizador, donde la agresividad de la súper-hembra viene suavizada tanto por sus extravagancias externas -vestuario, fraseología, simpatía, canciones- como por lo absolutamente increíble de los temas en que reina.” . Sara, tu eres un mito, pero si hubieras nacido en EE UU tendrías también varios Oscar?
Siempre ha sido simpatizante de las ideas de izquierdas.
Se permitió el lujo de rechazar la proposición de volver al cine del otro manchego universal, Pedro Almodóvar. Hace unos diez años, Sara estaba en Brasil y Pedro habló con su marido y Pepe intentó convencerla para que trabajase con Pedro, pero aunque los dos nos, según confiesa ella, nos admirábamos mutuamente, le dije que no volvía al cine. Yo le admiro, veo sus películas y me troncho, creo que es un talento manchego fuera de serie pero nada más..
Sara Montiel, considerada como la artista manchega más internacional, cumplió el día 10 sus 80 años, motivo por el cual, el consistorio de Campo de Criptana considera oportuno rendirle un agasajo “por toda su trayectoria artística y por toda una vida dedicada a presumir de manchega”, informaron a EFE fuentes del equipo de gobierno municipalEl alcalde de Campo de Criptana, Santiago Lucas-Torres, acompañado del representante de la artista, Toni Lara, informará mañana, en rueda de prensa, de los actos del homenaje a la artista manchega, entre los que destaca la inauguración el próximo día 29 de una estatua de bronce con su figura en forma de Venus Desnuda, de casi 1,80 metros, que el pueblo ha pagado con sus aportaciones.

Colaboración de Cesáreo Fraile Izquierdo.

SIMPLEMENTE, SARA MONTIEL.

marzo 29, 2008


María Antonia Abad Fernández (Sara Montiel) nació en Campo de Criptana, Ciudad Real, el 10 de marzo de 1928.
Estudió interna en un convento de las dominicas y en el colegio Jesús María de Orihuela (Alicante).
A los 15 años de edad, gana un concurso de nuevas actrices de la mano del productor Vicente Casanova.
Inició su carrera cinematográfica en los años cuarenta, concretamente en 1944 debuta en le cine con el seudónimo de María Alejandra, que luego se lo volvió a cambiar su nuevo agente Enrique Herreros por el definitivo de Sara Montiel.
Su primera película fue: Te quiero para mí (1944) de L. Vajda.
En los años cincuenta y cansada de las pocas posibilidades que el cine español le ofrecía decide irse a México. Allí se convierte en una de las actrices preferidas del público latino-americano.
Según cuenta en sus memorias, cuando ella tenía 23 años, conoció a Severo Ochoa cuando este tenía 43 años, nuestro premio Nobel de Luarca (Asturias) , de quien dice que era muy alto, muy digno, muy guapo, muy interesante y muy tímido, al mismo tiempo. Era superatractivo.
Desde México, saltó a Hollywood, trabajando a las órdenes de Aldrich, Fuller y Anthony Mann, con el que se casaría poco después en 1956 y se divorciaría en el año 1961.
En 1957 regresa a España, donde interpreta “El último cuplé”. Esta película fue el verdadero lanzamiento para todo el público de habla hispana que la acoge como un mito de la canción y de la pantalla, ya que todas las canciones de sus películas se convirtieron en grandes éxitos.
En 1964 divorciada ya de Anthony Mann, contrajo matrimonio en Roma, con Vicente Ramírez Olalla, matrimonio que fue anulado en 1978.
Dejó el cine el año 76 porque le ofrecían películas de destape y aunque hubiera ganado mucho dinero, no las quiso hacer. No es la imagen con la que ella quería que se quedase su público.
En 1980 se une sentimentalmente a Pepe Tous, que a la sazón era propietario de un periódico mallorquín, (adoptó dos hijos: Thais y Zeus) y con quien permanece hasta que murió en agosto de 1992.
Sus éxitos en el cine continuaron con La violetera, película que obtuvo en 1958 el Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo y el Premio del Circuito de Escritores cinematográficos, Mi último tango, Pecado de amor, La bella Lola, etc.
Su popularidad fue declinando y a partir de 1970 se retiró completamente del cine.
En octubre de 2002 vuelve a casarse, en Madrid, con el Antonio Hernández.
Terenci Moix dice de ella: “Sara Montiel -nuestra Mae West- representa la inspiración máxima de un erotismo tranquilizador, donde la agresividad de la súper-hembra viene suavizada tanto por sus extravagancias externas -vestuario, fraseología, simpatía, canciones- como por lo absolutamente increíble de los temas en que reina.” . Sara, tu eres un mito, pero si hubieras nacido en EE UU tendrías también varios Oscar?
Siempre ha sido simpatizante de las ideas de izquierdas.
Se permitió el lujo de rechazar la proposición de volver al cine del otro manchego universal, Pedro Almodóvar. Hace unos diez años, Sara estaba en Brasil y Pedro habló con su marido y Pepe intentó convencerla para que trabajase con Pedro, pero aunque los dos nos, según confiesa ella, nos admirábamos mutuamente, le dije que no volvía al cine. Yo le admiro, veo sus películas y me troncho, creo que es un talento manchego fuera de serie pero nada más..
Sara Montiel, considerada como la artista manchega más internacional, cumplió el día 10 sus 80 años, motivo por el cual, el consistorio de Campo de Criptana considera oportuno rendirle un agasajo “por toda su trayectoria artística y por toda una vida dedicada a presumir de manchega”, informaron a EFE fuentes del equipo de gobierno municipalEl alcalde de Campo de Criptana, Santiago Lucas-Torres, acompañado del representante de la artista, Toni Lara, informará mañana, en rueda de prensa, de los actos del homenaje a la artista manchega, entre los que destaca la inauguración el próximo día 29 de una estatua de bronce con su figura en forma de Venus Desnuda, de casi 1,80 metros, que el pueblo ha pagado con sus aportaciones.

Colaboración de Cesáreo Fraile Izquierdo.

SIMPLEMENTE, SARA MONTIEL.

marzo 29, 2008


María Antonia Abad Fernández (Sara Montiel) nació en Campo de Criptana, Ciudad Real, el 10 de marzo de 1928.
Estudió interna en un convento de las dominicas y en el colegio Jesús María de Orihuela (Alicante).
A los 15 años de edad, gana un concurso de nuevas actrices de la mano del productor Vicente Casanova.
Inició su carrera cinematográfica en los años cuarenta, concretamente en 1944 debuta en le cine con el seudónimo de María Alejandra, que luego se lo volvió a cambiar su nuevo agente Enrique Herreros por el definitivo de Sara Montiel.
Su primera película fue: Te quiero para mí (1944) de L. Vajda.
En los años cincuenta y cansada de las pocas posibilidades que el cine español le ofrecía decide irse a México. Allí se convierte en una de las actrices preferidas del público latino-americano.
Según cuenta en sus memorias, cuando ella tenía 23 años, conoció a Severo Ochoa cuando este tenía 43 años, nuestro premio Nobel de Luarca (Asturias) , de quien dice que era muy alto, muy digno, muy guapo, muy interesante y muy tímido, al mismo tiempo. Era superatractivo.
Desde México, saltó a Hollywood, trabajando a las órdenes de Aldrich, Fuller y Anthony Mann, con el que se casaría poco después en 1956 y se divorciaría en el año 1961.
En 1957 regresa a España, donde interpreta “El último cuplé”. Esta película fue el verdadero lanzamiento para todo el público de habla hispana que la acoge como un mito de la canción y de la pantalla, ya que todas las canciones de sus películas se convirtieron en grandes éxitos.
En 1964 divorciada ya de Anthony Mann, contrajo matrimonio en Roma, con Vicente Ramírez Olalla, matrimonio que fue anulado en 1978.
Dejó el cine el año 76 porque le ofrecían películas de destape y aunque hubiera ganado mucho dinero, no las quiso hacer. No es la imagen con la que ella quería que se quedase su público.
En 1980 se une sentimentalmente a Pepe Tous, que a la sazón era propietario de un periódico mallorquín, (adoptó dos hijos: Thais y Zeus) y con quien permanece hasta que murió en agosto de 1992.
Sus éxitos en el cine continuaron con La violetera, película que obtuvo en 1958 el Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo y el Premio del Circuito de Escritores cinematográficos, Mi último tango, Pecado de amor, La bella Lola, etc.
Su popularidad fue declinando y a partir de 1970 se retiró completamente del cine.
En octubre de 2002 vuelve a casarse, en Madrid, con el Antonio Hernández.
Terenci Moix dice de ella: “Sara Montiel -nuestra Mae West- representa la inspiración máxima de un erotismo tranquilizador, donde la agresividad de la súper-hembra viene suavizada tanto por sus extravagancias externas -vestuario, fraseología, simpatía, canciones- como por lo absolutamente increíble de los temas en que reina.” . Sara, tu eres un mito, pero si hubieras nacido en EE UU tendrías también varios Oscar?
Siempre ha sido simpatizante de las ideas de izquierdas.
Se permitió el lujo de rechazar la proposición de volver al cine del otro manchego universal, Pedro Almodóvar. Hace unos diez años, Sara estaba en Brasil y Pedro habló con su marido y Pepe intentó convencerla para que trabajase con Pedro, pero aunque los dos nos, según confiesa ella, nos admirábamos mutuamente, le dije que no volvía al cine. Yo le admiro, veo sus películas y me troncho, creo que es un talento manchego fuera de serie pero nada más..
Sara Montiel, considerada como la artista manchega más internacional, cumplió el día 10 sus 80 años, motivo por el cual, el consistorio de Campo de Criptana considera oportuno rendirle un agasajo “por toda su trayectoria artística y por toda una vida dedicada a presumir de manchega”, informaron a EFE fuentes del equipo de gobierno municipalEl alcalde de Campo de Criptana, Santiago Lucas-Torres, acompañado del representante de la artista, Toni Lara, informará mañana, en rueda de prensa, de los actos del homenaje a la artista manchega, entre los que destaca la inauguración el próximo día 29 de una estatua de bronce con su figura en forma de Venus Desnuda, de casi 1,80 metros, que el pueblo ha pagado con sus aportaciones.

Colaboración de Cesáreo Fraile Izquierdo.