ANOREXIA Y BULIMIA

Páginas pro anorexia y bulimia difunden dietas salvajes
y promueven trucos para engañar a médicos y familiares
Nutricionistas califican de “salvajada” las dietas que se promueven en algunas páginas de internet.
Internet se ha convertido en uno de los pocos resquicios para fomentar prácticas alimenticias nocivas para la salud, sobre todo entre las adolescentes. En la Red aparecen cientos de páginas que incitan a las jóvenes a realizar unas “dietas” que son una “salvajada”, según denuncian nutricionistas.
“Esta página es una web pro-anna. Si sufres algún desorden, bienvenida. Si estás recuperándote, sal de aquí. No te molestes en enviarme e-mails ofensivos”. Con esta declaración de principios comienza una de las cientos de páginas que, desde Internet, promueven entre chicas adolescentes los dos peores desórdenes alimenticios que se conocen: la anorexia y la bulimia.
Estas páginas, que se autodenominan “pro anna” (anorexia) y “pro mía” (bulimia), defienden airadamente que estos trastornos son “otro estilo de vida”. Estas webs siguen unos esquemas muy similares, si bien las hay más y menos radicales. En ambos casos, el menú consta de varios apartados fijos, como son las dietas; los consejos; los diarios, donde la supuesta creadora de la web narra su vida; y la “
La mayor parte de las dietas propuestas en estas webs, sobre todo en las de contenido más “duro”, carecen de cualquier atisbo de sentido común, afirman los expertos. Una propuesta lanzada por una de estas webs es la siguiente: “Desayuno, café con sacarina; comida, 70 gramos de espinacas y 56 gramos de atún al natural; cena, sopa y una manzana. Total: 127 kilocalorías, dependiendo de lo que pese la manzana”.

Para la nutricionista Conchi Ferrando, asesora dietética de la empresa vasca de catering Auzo-Lagun, esta dieta es “una salvajada”. Según Ferrando, “no se debe bajar nunca de las 600 kilocalorías diarias, ni llegar a ese límite sin un adecuado seguimiento médico y complementos vitamínicos”. Sólo en casos muy especiales, “de personas con obesidad mórbida que deban someterse a una operación”, se puede bajar de dicho límite, pero en estos casos “las personas están ingresadas y monitorizadas, por lo que tienen atención médica en todo momento”, aclara. Todo ello sobre una dieta que no es de las más radicales que aparecen.

Otro especialista en nutrición, el doctor Salvador Cañada, reprocha que se fomenten estas “patologías psiquiátricas” desde Internet y asegura que, a la hora de realizar dietas, es básico elaborar un pequeño historial clínico del paciente, así como analíticas.

Por su parte, el psicólogo especialista en Sistemas Humanos, Xavier Serrano, considera reducida la repercusión de estos contenidos en adolescentes con trastornos alimentarios, “porque ya están bajo una situación clínica”, aunque advierte de la influencia que pueden ejercer sobre la población de riesgo.

La historia de la anorexia y la bulimia se remonta a la Edad Media donde los primeros relatos hablan de una enfermedad misteriosa que transformaba a las personas que la padecían y se caracterizaba por la gran pérdida de peso por una dieta de hambre autoimpuesta.
La humanidad debió esperar tres siglos para la primera descripción clínica de la anorexia nerviosa atribuidas Morton en el año 1694. Pasaron 200 años más para que William Gull en 1874 acuñara el nombre de anorexia nerviosa en forma definitiva. En su presentación, Gull, destacó su aparición en la adolescencia y principalmente en mujeres.
¿Qué es la bulimia?
Es un trastorno mental que se caracteriza por episodios de voracidad o, lo que es lo mismo, comer grandes cantidades de comida en un corto espacio de tiempo (“atracones”), a los que se siguen casi siempre conductas tendentes a evitar el aumento de peso, tales como: ayuno, ejercicio físico excesivo, ingestión de laxantes y diuréticos, vómitos provocados, etc.
La persona que padece bulimia tiene un intenso temor de engordar, junto a una falta de control sobre su alimentación y sentimientos de culpabilidad y autodesprecio.
¿Qué es la anorexia?
Es un severo y prolongado desorden alimentario que se caracteriza por una pérdida de peso autoimpuesta que luego se torna indominable, y se ve inducido por una disminución en la ingesta y exceso de actividades físicas.
¿Quiénes las padecen?

Es más frecuente en la mujer que en el varón, presentándose alrededor de los veinte años y muy especialmente tras haber padecido una anorexia nerviosa o haber hecho régimen de adelgazamiento.
¿Qué tipo de enfermedades son?
La bulimia no es una manía ni un mal comportamiento, es una enfermedad psiquiátrica. Su descripción se recoge en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud, como “Trastornos de la Conducta Alimentaria”.
¿Cuáles son sus causas?
En la mayoría de los casos, la bulimia comienza tras haber realizado dietas de adelgazamiento excesivo o sin control médico, o en el curso de una anorexia nerviosa; es sabido que un 50% aproximadamente de los casos de anorexia evolucionan hacia el padecimiento de una bulimia.
En ambos casos, la excesiva restricción alimentaria conduce al deseo imperioso y patológico de ingerir grandes cantidades de comida.
Frecuentemente, existe el antecedente de obesidad y hábito de comer en exceso, y padecimiento de trastornos de personalidad, de ansiedad, conductas impulsivas/ compulsivas o depresiones.
¿Es muy frecuente la enfermedad?
Es más frecuente que la anorexia nerviosa. Los estudios sobre su frecuencia en la población juvenil varían, indicando entre tres y diez chicas de cada cien que la padecen (un 3- 10 %).
¿Cuáles son las primeras manifestaciones observables?
Alteraciones en el comportamiento:
Suele darse en jóvenes de alrededor de veinte años, con frecuencia tras haber padecido una anorexia nerviosa, aunque no necesariamente.
En ocasiones han sido anteriormente algo obesas o han regímenes de adelgazamiento.
La enfermedad suele pasar desapercibida durante mucho tiempo, ya que la persona enferma trata de ocultarla por todos los medios a su alcance.
La persona enferma toma considerables cantidades de comida, especialmente dulces, rápidamente o en forma de atracón, generalmente a escondida o cuando está a solas, por la noche.
Tras los episodios de voracidad suele vomitar a escondidas o ayunar durante uno o dos días, o hacer ejercicio excesivo, o tomar laxantes o diuréticos para evitar el aumento de peso.
Signos y síntomas físicos y psíquicos: Sensación de debilidad. Mareos. Dolor de cabeza. Hinchazón de la cara (por aumento de tamaño de las glándulas salivales y parótidas). Erosión del esmalte dental (por los vómitos). Caída del cabello. Irregularidades menstruales. Frecuentemente padecen depresiones, conductas compulsivas, trastornos de ansiedad, baja autoestima y otras alteraciones.
¿Qué consecuencias puede tener una bulimia?
*Alteraciones digestivas: color irritable, reflujo gastrointestinal, hernia hiatal, dilatación y rotura gástrica, pancreatitis.
*Alteraciones metabólicas: descenso de glucosa, cloro, calcio y potasio en la sangre. Deshidratación.
*Alteraciones cardíacas: prolapso de la válvula mitral y arrítmica, con riesgo de muerte.
*Otras alteraciones genitales, óseas y renales.
Anorexia nerviosa
Bulimia
Restricción de alimentos. Los enfermos rechazan la comida porque sienten que no deben comer.
Peso muy por debajo de lo normal y desnutrición.
Los enfermos pueden o no provocarse vómitos.
Los pacientes son llevados por la familia a la consulta médica.
Los enfermos alteran etapas de control y de descontrol.
Peso normal o excesivo.
Vómitos provocados por el propio enfermo.
Los pacientes acuden solos a las consultas médico.
En la actualidad, vivimos abarcados por una sociedad muy exigente en algunos aspectos. El poder, la libertad, el dinero, la imagen y la moda, entre otros, son los más destacados. Estas manías han llevado a gran parte de los “argentinos” a obtener problemas de salud. Un ejemplo podría ser el funcionario que no piensa en otra cosa que no sea trabajar para obtener poder, y comienza a padecer estrés, otro ejemplo es la adolescente que para estar a la moda, y tener una imagen ideal, según el modelo que presenta nuestra sociedad, deja de comer o hace lo imposible para adelgazar y se encuentra con una bulimia o una anorexia.
Queremos generar una toma de conciencia en nuestra sociedad acerca de los trastornos de la conducta alimentaria para lograr su prevención, para ello fundamentalmente los padres deben estar alertas a ciertas conductas de sus hijas como la pérdida de peso excesiva, la falta de menstruación, la negación a comer, etc. Consideramos que la familia, establece el sostén de los trastornos de estas enfermedades, sino que se estructuran de modo tal que constituyen un elemento fundamental de su formación.
Prevención:
¿Qué hacer ante un caso de Bulimia?
Cuando se sospeche o sepa que una persona tiene bulimia, debemos hacer que consulte a un médico lo antes posible para que este lo remita a un especialista psiquiátrico experto en esta enfermedad.
¿En qué consiste el tratamiento?
El médico psiquiatra hará un diagnóstico del estado físico y mental de la persona enferma, y según el resultado aconsejará un tratamiento ambulatorio o el ingreso en un hospital o clínica. El tratamiento consiste en interrumpir el vómito, corregir las anomalías metabólicas y normalizar la alimentación, junto con un tratamiento psiquiátrico.
En los últimos años se ha demostrado, experimentalmente, que determinados fármacos antidepresivos son muy eficaces en el tratamiento de la bulimia.
La familia y el entorno más íntimo del enfermo también deben recibir orientación y ayuda.
¿Cuál es el pronóstico?
Es variable según diversas estadísticas: en la mayoría de ellas se indica que alrededor de un 40% o un 50% de los casos han logrado curarse. Frecuentemente, el curso de la enfermedad es crónico e intermitente a lo largo de varios años, especialmente si la bulimia se asocia a los trastornos psiquiátricos.
El diagnóstico y tratamiento precoz es decir que demuestra cambios significativos en corto tiempo siempre mejora el pronóstico.
Pasos que se presentan en estas enfermedades:
Comienzo de la enfermedad: está asociada en la mayoría de los casos con las “pérdidas” (novio, familia, económico, etc.).El factor común es la independencia-dependencia.
Relación con la comida: En todos los casos la comida es el fundamento de su vida, esto les hace perder el interés, apareciendo fantasías de muerte-tentativas de suicidio.
Vínculos: No pueden manifestar o demostrar los afectos con el hacia el grupo familiar, son tímidas, con cierta lasitud y labilidad emocional. Todas manifiestan sentirse exigidas y presionadas por la familia con muchas prohibiciones y un control excesivo.
Valorización: La mayoría se sienten no aceptadas, rechazadas y/o discriminadas.
Sexualidad. Les asusta hablar del tema, temen crecer y hacerse físicas y sexualmente maduras.
Socialización: Tienen en general miedo a verse gordas, salir a la calle, ser vistas y en su temor por ser descubiertas en su enfermedad, cambian de amistades o se aíslan

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: