LAS COSTUMBRES DE LOS ANTIGUOS ROMANOS

Todos los libros de historia nos cuentan lo que hacían los Romanos a lo largo del día: que si iban a las termas, que si empezaban a cenar a una hora sin saber a qué hora iban a terminar, y otras ocupaciones por el estilo.
Sin embargo, esas costumbres las tenían los ciudadanos ricos, que eran los más cultos, que sabían escribir, y nos han dejado escrito cómo pasaban el día. Pero éstos eran muy pocos en comparación con la gran mayoría que no tenía otra cosa que hacer que trabajar de sol a sol, sin poder ir a las termas, sin poder dedicar mucho tiempo a la cena porque no tenía con qué.
Bien es verdad que había mucha gente ociosa, que no hacía nada y que se beneficiaba de los repartos gratuitos de trigo que regalaba el gobierno, y de la asistencia, también gratuita, a los espectáculos públicos. De ahí la frase “panem et circenses”, o sea, alimento y diversión.
Esto se hacía con el fin de que los que no tenían nada que hacer, estuvieran ocupados y no organizaran altercados de orden público.
Todos los habitantes de Roma se levantaban con el sol, a la hora I. Había que aprovechar la luz natural, ya que la artificial era mala, cara y maloliente: se quemaba aceite o sebo, que además de producir mal olor manchaba las paredes con un humo negro.
El desayuno (“ientaculum”) solía ser frugal: algunos frutos secos, fruta del tiempo, queso; a continuación, cada uno acudía a sus ocupaciones.
El paterfamilias acomodado solía recibir la visita de sus “clientes”, que venían a desearle buen día y a ponerse a su disposición a cambio de algunas monedas o provisiones para pasar el día. Luego, iba al foro o al senado hasta la hora V, en que se tomaba un respiro y un tentempié (“prandium”) e iba a las termas a hacer las relaciones sociales propias de esos lugares.
A la hora VI descansaba por ser la mitad del día. Nuestra “siesta” procede de esa costumbre de romper la rutina para descansar. Volvían a sus ocupaciones habituales hasta la hora IX o X, en que comenzaba la cena, y así estaban preparados para meterse al lecho con el crepúsculo.
Normalmente no se trasnochaba. Las calles de Roma eran peligrosas por lo oscuras y por lo estrechas. En cualquier lugar, al abrigo de la oscuridad, podía cualquiera clavar un puñal a otra persona. Puñal se dice “sica”, y los que lo usaban para asesinar a otros, “sicarios”. Éstos se alquilaban a quienes querían quitar de en medio a otros. Por eso, los que tenían que salir de noche se hacían acompañar de varios esclavos armados y con antorchas para prevenir cualquier encuentro.
La “cena” era la principal comida del día. Constaba de entrantes (“gustatio”), la “prima mensa” que se componía de varios platos (“prima, secunda, tertia cena”) y los postres, que se llamaba “secunda mensa”.
Para empezar tomaban frutos secos, olivas, verduras, dátiles, queso y huevos preparados de diferentes maneras. Seguían distintos platos de pescado y carne, y por fin, la fruta, dulces, etc. “Ab ovo usque ad mala” que significa “desde el huevo hasta las manzanas” quiere decir que algo se realiza de principio a fin: desde los entremeses hasta la fruta.
Cuando se quería agasajar a alguien se le invitaba a cenar. Se le ofrecía el lugar más distinguido en el “triclinio” (comedor) y se le presentaba el “mulsum”, que era un vino de bienvenida mezclado con agua y miel. Los platos podían ser presentados de muy diferentes maneras, algunas artísticas, sobre todo si se trataba de platos exóticos. Petronio cuenta cómo en la cena de Trimalción, un liberto enriquecido, un hábil cocinero presentó un ganso engordado rodeado de peces y pájaros, pero todo ello era carne de cerdo. Macrobio habla de animales cocidos rellenos de otros animales, incluso algunos de ellos vivos, como el jabalí de Trimalción, relleno de tordos vivos que salieron volando en cuanto se rajó la carne. Pero esto no era lo normal.
Lo que sí que lo era se llamaba “garum”, que era una especie de salsa-condimento que acompañaba a todos los platos. Tenía un sabor muy fuerte. Se hacía con pescado al que se le echaba sal y se dejaba que se descompusiese. Después se trituraba convirtiéndolo en un líquido espeso.
Era una salsa muy apreciada, objeto de comercio y de exportación. Marcial le dedicó estos epigramas:
“Unguentum fuerat quod onyx modo parva gerebat:
olfecit postquam Papilus, ecce, garum est”
Creía que lo que había en el vaso de ónice era ungüento: después de que Papilo lo olió, ya no tenía duda: era “garum”.
“Expirantis adhuc scombri de sanguine primo
accipe fastosum, munera cara, garum”
Recibe este garum fastuoso, regalo fantástico, hecho de la primera sangre de una caballa que todavía está respirando
Se cuentan historias sobre la cena de los Romanos en que, para prolongar el placer de la comida, se tocaban con una pluma la úvula (campanilla) que está al fondo de la garganta, devolvían lo comido y comenzaban a comer otra vez. Pero, aunque esto lo hicieran algunos, no se puede decir que fuera habitual.
Más lo era prolongar la sobremesa (“comissatio”), con tertulias sobre los temas más diversos, incluso con algún espectáculo circense o musical, mientras picaban algunos pinchos acompañados de bebidas, frías o calientes.
Los anfitriones solían mostrar a sus invitados las últimas adquisiciones que habían hecho, tanto de mobiliario como de personal, generalmente esclavos. Si eran deformes o tenían alguna habilidad formaban parte del espectáculo de la sobremesa. Eran muy apreciadas las “puellae gaditanae” (las muchachas de Gades ) como bailarinas. No quiere decir que todas fueran de Cádiz, pero se las denominaba así.
El poeta Catulo tiene un poema en el que describe una cena:
“Amigo Fabulo, cenarás bien en mi casa
dentro de pocos días,
si los dioses te son propicios,
y si te traes contigo una buena y gran
cena, acompañado de una guapa muchacha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: