Archive for 20/07/09

SEPARACIÓN DE BIENES EN UN DIVORCIO

julio 20, 2009

Estimada Consuelo:

Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial.

A continuación te remito dicha lista, para que puedas solicitar la certificación al Notario (…)(…) y tener listos todos los escritos antes de la comparecencia ante el tribunal.

Como verás, he dividido la lista en dos partes.

Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú.

Para cualquier duda o comentario, ya sabes que puedes llamarme al teléfono de la oficina (de ocho a cuatro) o al móvil (hasta las once) y estaré encantado de repasar la lista contigo.

COSAS QUE DESEO CONSERVAR:
·La sensación de carne de gallina en mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina.
·El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra.
·El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar.
·La mancha de rímel que dejaste en mi almohada la noche que por fin dormimos juntos.
.La promesa de que yo sería el único que besaría la constelación de pecas de tu pecho.
·El mordisco que dejé en tu hombro y tuviste que disimular con maquillaje porque tu vestido de novia tenía un escote de palabra de honor.
·Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo durante nuestra luna de miel en Londres.
·Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos, hablando y tocándonos. (También las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti).

COSAS QUE PUEDES CONSERVAR TÚ:
·Los silencios.
·Aquellos besos tibios y emponzoñados, cuyo ingrediente principal era la rutina.
·El sabor acre de los insultos y reproches..
·La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío.
·Las nauseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa.
·El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono con él.
·Las lágrimas que me tragué cuando descubrí aquel arañazo ajeno en tu ingle.
·Jorge y Cecilia… Los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener.

Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el coche, la casa, etc) solo comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo sólo son eso:… objetos.

Por último, recordarte el n º de teléfono de mi abogado (…….) para que tu letrado pueda contactar con él y ambos se ocupen de presentar el escrito de divorcio para ratificar nuestro convencimiento.

Afectuosamente, Roberto.

NOTA: Ganadora del III Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor (Argentina

Anuncios

SEPARACIÓN DE BIENES EN UN DIVORCIO

julio 20, 2009

Estimada Consuelo:

Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial.

A continuación te remito dicha lista, para que puedas solicitar la certificación al Notario (…)(…) y tener listos todos los escritos antes de la comparecencia ante el tribunal.

Como verás, he dividido la lista en dos partes.

Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú.

Para cualquier duda o comentario, ya sabes que puedes llamarme al teléfono de la oficina (de ocho a cuatro) o al móvil (hasta las once) y estaré encantado de repasar la lista contigo.

COSAS QUE DESEO CONSERVAR:
·La sensación de carne de gallina en mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina.
·El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra.
·El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar.
·La mancha de rímel que dejaste en mi almohada la noche que por fin dormimos juntos.
.La promesa de que yo sería el único que besaría la constelación de pecas de tu pecho.
·El mordisco que dejé en tu hombro y tuviste que disimular con maquillaje porque tu vestido de novia tenía un escote de palabra de honor.
·Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo durante nuestra luna de miel en Londres.
·Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos, hablando y tocándonos. (También las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti).

COSAS QUE PUEDES CONSERVAR TÚ:
·Los silencios.
·Aquellos besos tibios y emponzoñados, cuyo ingrediente principal era la rutina.
·El sabor acre de los insultos y reproches..
·La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío.
·Las nauseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa.
·El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono con él.
·Las lágrimas que me tragué cuando descubrí aquel arañazo ajeno en tu ingle.
·Jorge y Cecilia… Los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener.

Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el coche, la casa, etc) solo comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo sólo son eso:… objetos.

Por último, recordarte el n º de teléfono de mi abogado (…….) para que tu letrado pueda contactar con él y ambos se ocupen de presentar el escrito de divorcio para ratificar nuestro convencimiento.

Afectuosamente, Roberto.

NOTA: Ganadora del III Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor (Argentina

EL PP ANTE EL CASO GÜRTEL

julio 20, 2009

Ha llorado, me dicen que ha llorado.
¿Quién ha llorado, Borja?.
Correa, en el juzgado.
¿Ha sido un interrogatorio duro?.
No, que va,el fiscal sacó un listado de las pruebas que la policía ha reunido contra él, y Correa se puso a llorar.

Dios santo Borja, ¿y que hizo después, dijo algo?.
Dudó un instante, parecía que iba a hablar, miró al fiscal durante unos segundos, bajó la cabeza y lo negó todo.
No me gusta Borja, esto no me gusta nada. ¿Sabemos que hace en la cárcel?.
Come poco, llora mucho, está muy intranquilo, va de un lado a otro. Alguna vez parece que ha pedido ver al fiscal, pero luego se arrepiente y se vuelve a quedar taciturno, ensimismado. Dicen que pasa horas viendo las fotografías de la boda.
¿De su boda?.
No hombre, de la boda en mayúsculas, de la de Anita.
No me gusta Borja, cada vez me gusta menos. ¿Ha intentado ponerse en contacto con nosotros?.
Varias veces, pero tranquilo, aquí nadie le descuelga el teléfono. Sólo nos comunicamos con él por amigos comunes.

¿Y le han dejado bien claro el mensaje?.
Clarísimo, si tira de la manta quien va a pasar más frío va a ser él. Que entre aforados y tribunales amigos a nosotros su mierda no nos va a llegar, y él en cambio se va a quedar solo para siempre.
No sé Borja, sigue sin gustarme nada. Cuando un hombre llora no es de fiar.
Sí, a mí tampoco me gusta. Creo que deberíamos animarlo.
¿Qué te parece si le hacemos llegar fotos de las fiestas que nos organizaba con las “guarrindongas” en Valencia?.
¿A lo mejor así se le quita la melancolía y deja de mirar las de la boda?.

Pero mira que eres bruto Borja, lo último que necesitamos es que ahora empiecen a correr por ahí fotos de nuestros alcaldes y diputados con fulanas y encima en Valencia.
Tienes razón, qué tonto soy, yo lo decía por intentar desviar el foco de atención, para que no se hablara tanto de los trajes.
Calla, calla, que está mejor en traje que en pelotas. Lo que hemos de hacer es estar preparados, aguantar el chaparrón como si no fuera con nosotros, mientras ganamos tiempo para poner las cosas en orden.

Llama a Bárcenas con discreción y le preguntas si donde ha guardado sus cajas caben más.
¿Tú crees que es inteligente ponerlo todo junto?.
Es que estamos juntos Borja, prometí que uniría el partido y al menos me tendrán que reconocer que ahora estamos todos juntos, hasta las cejas de juntos.

BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

EL PP ANTE EL CASO GÜRTEL

julio 20, 2009

Ha llorado, me dicen que ha llorado.
¿Quién ha llorado, Borja?.
Correa, en el juzgado.
¿Ha sido un interrogatorio duro?.
No, que va,el fiscal sacó un listado de las pruebas que la policía ha reunido contra él, y Correa se puso a llorar.

Dios santo Borja, ¿y que hizo después, dijo algo?.
Dudó un instante, parecía que iba a hablar, miró al fiscal durante unos segundos, bajó la cabeza y lo negó todo.
No me gusta Borja, esto no me gusta nada. ¿Sabemos que hace en la cárcel?.
Come poco, llora mucho, está muy intranquilo, va de un lado a otro. Alguna vez parece que ha pedido ver al fiscal, pero luego se arrepiente y se vuelve a quedar taciturno, ensimismado. Dicen que pasa horas viendo las fotografías de la boda.
¿De su boda?.
No hombre, de la boda en mayúsculas, de la de Anita.
No me gusta Borja, cada vez me gusta menos. ¿Ha intentado ponerse en contacto con nosotros?.
Varias veces, pero tranquilo, aquí nadie le descuelga el teléfono. Sólo nos comunicamos con él por amigos comunes.

¿Y le han dejado bien claro el mensaje?.
Clarísimo, si tira de la manta quien va a pasar más frío va a ser él. Que entre aforados y tribunales amigos a nosotros su mierda no nos va a llegar, y él en cambio se va a quedar solo para siempre.
No sé Borja, sigue sin gustarme nada. Cuando un hombre llora no es de fiar.
Sí, a mí tampoco me gusta. Creo que deberíamos animarlo.
¿Qué te parece si le hacemos llegar fotos de las fiestas que nos organizaba con las “guarrindongas” en Valencia?.
¿A lo mejor así se le quita la melancolía y deja de mirar las de la boda?.

Pero mira que eres bruto Borja, lo último que necesitamos es que ahora empiecen a correr por ahí fotos de nuestros alcaldes y diputados con fulanas y encima en Valencia.
Tienes razón, qué tonto soy, yo lo decía por intentar desviar el foco de atención, para que no se hablara tanto de los trajes.
Calla, calla, que está mejor en traje que en pelotas. Lo que hemos de hacer es estar preparados, aguantar el chaparrón como si no fuera con nosotros, mientras ganamos tiempo para poner las cosas en orden.

Llama a Bárcenas con discreción y le preguntas si donde ha guardado sus cajas caben más.
¿Tú crees que es inteligente ponerlo todo junto?.
Es que estamos juntos Borja, prometí que uniría el partido y al menos me tendrán que reconocer que ahora estamos todos juntos, hasta las cejas de juntos.

BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS

LA MENTE HUMANA

julio 20, 2009

Un científico de Phoenix – Arizona – quería probar una teoría. Necesitaba un voluntario que llegase a las últimas consecuencias. Lo consiguió en una penitenciaría. Era un condenado a muerte que sería ejecutado en la penitenciaria de St. Louis, en el estado de Missouri, donde existe la pena de muerte
Propuso lo siguiente: El participaría en un experimento científico, en el cual sería hecho un pequeño corte en el pulso, lo suficiente para gotear su sangre. Él tenía la probabilidad de sobrevivir, en caso contrario, fallecería con una muerte sin sufrimiento ni dolor. El condenado aceptó, pues era preferible eso a morir en la silla eléctrica, además tenía una oportunidad de sobrevivir.
El condenado fue colocado en una cama alta, de hospital, y amarraron su cuerpo para que no pudiera moverse. Hicieron un pequeño corte en su pulso. Abajo de su pulso, fue colocada una pequeña vasija de aluminio. Se le dijo que oiría su sangre gotear en la vasija. El corte fue superficial y no alcanzó ninguna arteria o vena, pero fue lo suficiente para que él sintiera que su pulso fue cortado.
Sin que él supiera, debajo de la cama había un frasco de suero con una pequeña válvula. Al cortar el pulso, fue abierta la válvula del frasco para que él creyese que era su sangre la que caía en la vasija. Cada 10 minutos el Científico, sin que el condenado lo viera, cerraba un poco la válvula y el goteo disminuía.
Mientras tanto el condenado creía que era su sangre la que estaba disminuyendo. Con el pasar del tiempo fue perdiendo color, quedando cada vez más pálido. Cuando el científico cerró por completo la válvula, el condenado tuvo un paro cardíaco y murió, sin ni siquiera haber perdido una gota de sangre.
El científico consiguió probar que la mente humana cumple, al pie de la letra todo lo que le es enviado, y aceptado por el individuo, sea positivo o negativo, y que tal acción envuelve a todo el organismo, sea en la parte orgánica o psíquica. Esta historia es una alerta para que filtremos lo que nos envía nuestra mente, pues ella no distingue lo real de lo fantástico, lo cierto de lo equivocado, simplemente graba y cumple lo que le es enviado.
“Quien piensa en fracasar, ya fracasó antes de intentar” “Quien piensa en ganar, lleva ya un paso adelante” “He sido una persona afortunada, SIGMUND nada en la vida FREUD me ha sido fácil”

LA MENTE HUMANA

julio 20, 2009

Un científico de Phoenix – Arizona – quería probar una teoría. Necesitaba un voluntario que llegase a las últimas consecuencias. Lo consiguió en una penitenciaría. Era un condenado a muerte que sería ejecutado en la penitenciaria de St. Louis, en el estado de Missouri, donde existe la pena de muerte
Propuso lo siguiente: El participaría en un experimento científico, en el cual sería hecho un pequeño corte en el pulso, lo suficiente para gotear su sangre. Él tenía la probabilidad de sobrevivir, en caso contrario, fallecería con una muerte sin sufrimiento ni dolor. El condenado aceptó, pues era preferible eso a morir en la silla eléctrica, además tenía una oportunidad de sobrevivir.
El condenado fue colocado en una cama alta, de hospital, y amarraron su cuerpo para que no pudiera moverse. Hicieron un pequeño corte en su pulso. Abajo de su pulso, fue colocada una pequeña vasija de aluminio. Se le dijo que oiría su sangre gotear en la vasija. El corte fue superficial y no alcanzó ninguna arteria o vena, pero fue lo suficiente para que él sintiera que su pulso fue cortado.
Sin que él supiera, debajo de la cama había un frasco de suero con una pequeña válvula. Al cortar el pulso, fue abierta la válvula del frasco para que él creyese que era su sangre la que caía en la vasija. Cada 10 minutos el Científico, sin que el condenado lo viera, cerraba un poco la válvula y el goteo disminuía.
Mientras tanto el condenado creía que era su sangre la que estaba disminuyendo. Con el pasar del tiempo fue perdiendo color, quedando cada vez más pálido. Cuando el científico cerró por completo la válvula, el condenado tuvo un paro cardíaco y murió, sin ni siquiera haber perdido una gota de sangre.
El científico consiguió probar que la mente humana cumple, al pie de la letra todo lo que le es enviado, y aceptado por el individuo, sea positivo o negativo, y que tal acción envuelve a todo el organismo, sea en la parte orgánica o psíquica. Esta historia es una alerta para que filtremos lo que nos envía nuestra mente, pues ella no distingue lo real de lo fantástico, lo cierto de lo equivocado, simplemente graba y cumple lo que le es enviado.
“Quien piensa en fracasar, ya fracasó antes de intentar” “Quien piensa en ganar, lleva ya un paso adelante” “He sido una persona afortunada, SIGMUND nada en la vida FREUD me ha sido fácil”