Archive for the ‘amor’ Category

SAN VALENTIN: CÓMO SE ENAMORA A UNA MUJER

febrero 6, 2012

Cuentan que en el pico más alto del Tibet vive el hombre más sabio del mundo. Cierta vez, un joven acudió con él para descubrir el camino al corazón de una mujer de la que se había enamorado.
Cuando encontró al sabio en la cumbre de la montaña, le preguntó:
‘Dime Maestro de los maestros: ¿Cuál es el camino más corto, seguro y directo para llegar al corazón de una mujer?’.

El maestro le respondió: ‘No hay camino seguro al corazón de una mujer, hijo mío; solo senderos al borde de precipicios y caminos sin mapas o brújulas, tapizados de peñascos, de arbustos espinosos y con serpientes ponzoñosas’.

Pero, entonces, Maestro: ¿qué debo hacer para conquistar el corazón de mi amada?

Recuerda amado Discípulo: Conserva en tu mente y en tu corazón las enseñanzas y los consejos que te daré… Síguelos fielmente y llegarás al corazón de la mujer que amas.

1. Lávese los dientes.

2. No se rasque los genitales frente a ella.

3. Regálele flores y muchos, pero muchos presentes.

4. Levante la tapa del inodoro antes de orinar y recuerde bajarla después.

5. Lávese las manos cuando salga del baño.

6. No mastique con la boca abierta.

7. No eructe duro, o mejor, no eructe jamás.

8. No sea pedorro.

9.. No hable mal de la madre de ella, ámela como a su propia madre.

10. No diga palabrotas.

11. Ría siempre de los malos chistes de ella.

12. No la cele, o si acaso, un poquito.

13. Deje que ella tenga celos de usted. Ella sí puede.

14. No críe barriga. Es más, nunca engorde. Ella sí puede (pero nunca se lo diga).

15. No se demore en el baño. Aprenda a pasar coleto en el baño, pero aun así, no se demore.

16. No deje la toalla tirada.

17. No diga que ella no sabe manejar.

18. No llegue tarde a casa. Salga de trabajar y váyase de inmediato para su casa..

19. No se entretenga con los amigos. O mejor, no tenga amigos.

20. No sueñe con tener amigas.

21. Nunca mire ni hable de las tetas o del culo de las amigas de ella.

22. No sea tacaño. Use cuando menos dos tarjetas débito y dos de crédito.

23. No mire a otras mujeres. Es más, entienda de una vez que no existen otras mujeres.

24. No hable de su ex. Usted nunca tuvo a nadie antes que ella.

25. Dígale ‘Te amo’, al menos 24 veces al día.

26. Aprenda a cocinar.

27. Lave los platos y deje la cocina limpia.

28. Arregle la cama (siempre).

29. Llámela desde cualquier lugar, ojalá cuando usted esté más ocupado.

30. Deje que ella compre ropa, zapatos, etc., siempre que ella quiera. Es más, ayúdela a caminar durante horas eligiendo lo que quiera comprar (y sonría mientras camina).

31. Deje que ella converse durante horas por teléfono, y si puede, páguele la factura del móvil.

32. No ronque.

33. Recuerde, a usted no le gusta el fútbol y odia las carreras de fórmula 1.

34. Aféitese todos los días para que no la lastime.

35. No piense solamente en sexo, pero tampoco exagere; propóngaselo con frecuencia, aunque esté cansado.

36. Respete cuando a ella le duela la cabeza, pero si ella se lo pide, complázcala de inmediato. ¡Ah!, y no se vaya a quedar dormido inmediatamente después de acabar, debe mirarla a los ojos y acariciarla hasta que sea ella quien se quede plácidamente dormida.

37. Diga en todo momento que ella es la mujer más bella que jamás ha visto.

El Discípulo, agobiado, se vuelve para bajar de la montaña y el Maestro le dice: ‘¡Espera, hijo mío, vuelve acá!’

El Discípulo contesta:

‘No, Maestro…

… ¡Ahora entiendo por qué hay tanto MARICON !

TODO ES POR EL OLFATO

febrero 21, 2010

Juan y María, dos jóvenes campesinos, paseaban por el campo.
María se detiene y le pregunta a Juan :
– ¿Cómo sabe el caballo cuando ‘La yegua quiere’?
Responde Juan :
– Por el olfato…..
Juan y María siguen caminando, después de un rato, María se detiene
de nuevo y pregunta:
– Juan ¿Cómo sabe el perro cuando ‘La perra quiere’?
Responde Juan:
– Por el olfato…
Unos metros más adelante, María le vuelve a preguntar :
-Juan ¿Cómo sabe el Toro cuando ‘La vaca quiere’?
Responde Juan, muy pacientemente:
– María , ya te he dicho que por el olfato…
Después de un rato y mirarlo tierna y fijamente a los ojos María le pregunta:
– Y tu, Juan … ….. ¿Eres maricón o estás resfriado?

SAN VALENTIN: CÓMO SE ENAMORA A UNA MUJER

febrero 14, 2010

Cuentan que en el pico más alto del Tibet vive el hombre más sabio del mundo. Cierta vez, un joven acudió con él para descubrir el camino al corazón de una mujer de la que se había enamorado.
Cuando encontró al sabio en la cumbre de la montaña, le preguntó:
‘Dime Maestro de los maestros: ¿Cuál es el camino más corto, seguro y directo para llegar al corazón de una mujer?’.

El maestro le respondió: ‘No hay camino seguro al corazón de una mujer, hijo mío; solo senderos al borde de precipicios y caminos sin mapas o brújulas, tapizados de peñascos, de arbustos espinosos y con serpientes ponzoñosas’.

Pero, entonces, Maestro: ¿qué debo hacer para conquistar el corazón de mi amada?

Recuerda amado Discípulo: Conserva en tu mente y en tu corazón las enseñanzas y los consejos que te daré… Síguelos fielmente y llegarás al corazón de la mujer que amas.

1. Lávese los dientes.

2. No se rasque los genitales frente a ella.

3. Regálele flores y muchos, pero muchos presentes.

4. Levante la tapa del inodoro antes de orinar y recuerde bajarla después.

5. Lávese las manos cuando salga del baño.

6. No mastique con la boca abierta.

7. No eructe duro, o mejor, no eructe jamás.

8. No sea pedorro.

9.. No hable mal de la madre de ella, ámela como a su propia madre.

10. No diga palabrotas.

11. Ría siempre de los malos chistes de ella.

12. No la cele, o si acaso, un poquito.

13. Deje que ella tenga celos de usted. Ella sí puede.

14. No críe barriga. Es más, nunca engorde. Ella sí puede (pero nunca se lo diga).

15. No se demore en el baño. Aprenda a pasar coleto en el baño, pero aun así, no se demore.

16. No deje la toalla tirada.

17. No diga que ella no sabe manejar.

18. No llegue tarde a casa. Salga de trabajar y váyase de inmediato para su casa..

19. No se entretenga con los amigos. O mejor, no tenga amigos.

20. No sueñe con tener amigas.

21. Nunca mire ni hable de las tetas o del culo de las amigas de ella.

22. No sea tacaño. Use cuando menos dos tarjetas débito y dos de crédito.

23. No mire a otras mujeres. Es más, entienda de una vez que no existen otras mujeres.

24. No hable de su ex. Usted nunca tuvo a nadie antes que ella.

25. Dígale ‘Te amo’, al menos 24 veces al día.

26. Aprenda a cocinar.

27. Lave los platos y deje la cocina limpia.

28. Arregle la cama (siempre).

29. Llámela desde cualquier lugar, ojalá cuando usted esté más ocupado.

30. Deje que ella compre ropa, zapatos, etc., siempre que ella quiera. Es más, ayúdela a caminar durante horas eligiendo lo que quiera comprar (y sonría mientras camina).

31. Deje que ella converse durante horas por teléfono, y si puede, páguele la factura del móvil.

32. No ronque.

33. Recuerde, a usted no le gusta el fútbol y odia las carreras de fórmula 1.

34. Aféitese todos los días para que no la lastime.

35. No piense solamente en sexo, pero tampoco exagere; propóngaselo con frecuencia, aunque esté cansado.

36. Respete cuando a ella le duela la cabeza, pero si ella se lo pide, complázcala de inmediato. ¡Ah!, y no se vaya a quedar dormido inmediatamente después de acabar, debe mirarla a los ojos y acariciarla hasta que sea ella quien se quede plácidamente dormida.

37. Diga en todo momento que ella es la mujer más bella que jamás ha visto.

El Discípulo, agobiado, se vuelve para bajar de la montaña y el Maestro le dice: ‘¡Espera, hijo mío, vuelve acá!’

El Discípulo contesta:

‘No, Maestro…

… ¡Ahora entiendo por qué hay tanto MARICON !

LA HORA Y EL TURNO DE LA ECOLOGIA MENTAL

enero 8, 2010

El 2 de febrero de 2007, al oír en Paris los resultados del estudio sobre el calentamiento global dados a conocer por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), el entonces presidente Jacques Chirac dijo: «Como nunca antes, tenemos que tomar la palabra revolución al pie de la letra. Si no lo hacemos, ponemos en peligro el futuro de la Tierra y de la Humanidad». Antes de él, otras voces, como la de Gorbachev y la de Claude Lévy Strauss -poco antes de que falleciera- advertían: «o cambiamos de valores civilizatorios o la Tierra podrá continuar sin nosotros».

Este es el punto ocultado en los foros mundiales, especialmente en el de Copenhague. Si se reconociera abiertamente, implicaría la autocondena del tipo de producción y de consumo con su cultura mundialmente vigente. No basta que el IPCC diga que, en gran parte, el calentamiento ahora irreversible está producido por los seres humanos. Ésta es una generalización que esconde a los verdaderos culpables: los hombres y mujeres que formularon, implantaron y globalizaron el modo de producción de bienes materiales y los estilos de consumo que implican depredación de la naturaleza, clamorosa falta de solidaridad de las generaciones actuales con las futuras.

De poco sirve gastar tiempo y palabras en encontrar soluciones técnicas y políticas para disminuir los niveles de gases de efecto invernadero si seguimos manteniendo este tipo de civilización. Es como si una voz dijese: «pare de fumar, si no va a morir» y otra voz dijese lo contrario: «siga fumando pues ayuda a la producción que ayuda a crear empleos que ayudan a garantizar los salarios que ayudan al consumo que ayuda a aumentar el PIB». Y así alegremente, como en los tiempos del viejo Noé, vamos al encuentro de un diluvio pre-anunciado.

No somos tan obtusos como para decir que no necesitamos la política y la técnica. Las necesitamos mucho, pero es ilusorio pensar que la solución está en ellas. Hay que incluirlas en otro paradigma de civilización que no reproduzca las perversidades actuales. Por eso, no basta una ecología ambiental, que ve el problema en el ambiente y en la Tierra. Tierra y ambiente no son el problema. Nosotros somos el problema, el verdadero Satán de la Tierra, cuando deberíamos ser su ángel de la guarda. Entonces es importante hacer, como decía Chirac, una revolución. ¿Pero cómo hacer una revolución sin revolucionarios?

Necesitan ser suscitados. ¡Y qué falta nos hace un Paulo Freire ecológico! Él decía sabiamente algo que se aplica a nuestro caso: «No es la educación la que va a cambiar el mundo. La educación va a cambiar a las personas que van a cambiar el mundo» Necesitamos estas personas revolucionarias, si no, preparémonos para lo peor, porque el sistema imperante está totalmente alienado, se ha vuelto estúpido, arrogante y ciego frente a sus propios defectos. Es la tiniebla y no la luz del túnel donde nos encontramos.

En este contexto invocamos una de las cuatro tendencias de la ecología (ambiental, social, mental, integral): la ecología mental. Trabaja con lo que pasa por nuestra mente y nuestro corazón. ¿Cuál es la visión del mundo que tenemos? ¿Qué valores orientan nuestra vida? ¿Cultivamos una dimensión espiritual? ¿Cómo debemos relacionarnos con los otros y con la naturaleza? ¿Qué hacemos para conservar la vitalidad y la integridad de nuestra Casa Común, la Madre Tierra?

Unas pocas líneas no dan para trazar el diseño principal de la ecología mental, cosa que hemos hecho en varias obras y vídeos. El primer paso es asumir el legado de los astronautas que vieron la Tierra desde fuera de ella y se dieron cuenta de que Tierra y Humanidad forman una entidad única e inseparable, que es parte de un todo cósmico. El segundo es saber que somos Tierra que siente, piensa y ama, por eso homo (hombre y mujer) viene de humus (tierra fecunda). El tercero, que nuestra misión en el conjunto de los seres es la de ser los guardianes y los responsables del destino feliz o trágico de esta Tierra, hecha nuestra Casa Común. El cuarto es que junto con el capital natural que garantiza nuestro bienestar material, debe venir el capital espiritual, que asegura aquellos valores sin los cuales no vivimos humanamente, como la buena voluntad, la cooperación, la compasión, la tolerancia, la justa medida, la contención del deseo, el cuidado esencial y el amor.

Éstos son algunos de los ejes que sustentan un nuevo ensayo civilizatorio, amigo de la vida, de la naturaleza y de la Tierra. O aprendemos estas cosas por convencimiento, o lo haremos por padecimiento. Éste es el camino que la historia nos enseña.

Leonardo Boff
2010-01-08

AMOR INFANTIL

diciembre 11, 2009

JUICIO AL MUNDO ACTUAL

noviembre 24, 2009

Yo te enjuicio mundo actual
por las cosas que haces, las que has hecho y las que has dejado de hacer.
Te declaro culpable, por tantos niños explotados que día a día mueren de hambre sabiendo que hay pan y agua para todos
Te declaro culpable por los hombres que has armado y que se matan por tus mezquinos intereses;
Te declaro culpable por ocultar la justicia, y entregarla con una brutal impureza.
Te declaro culpable, Por las personas que no tienen casa, comida, un techo donde dormir y ni siquiera, Un lugar donde descansar en paz.
Te declaro culpable de la muerte de tantas personas, que, por falta de dinero, se quedaron afuera de algún hospital .
Te declaro culpable de reprimir la ternura, hasta agotarla.
Te declaro culpable por inyectar el orgullo en la sangre de los hombres que se creen poderosos, y que no son capaces de pedir perdón
Te declaro culpable por todo el daño que le haces a la humanidad.
Niño a punto de ser devorado… Por favor Luchemos contra todas las enfermedades de este mundo, Especialmente, “ la avaricia, la desidia, la hipocrecia, la Injusticia. La prostitucion Y la corrupciòn”
EL MUNDO ESTÁ ENFERMO, CON GUERRAS SIN SENTIDO, EN QUE SOLO SE LUCHA POR EL PODER Y LA AMBICIÒN DE UNOS POCOS. EL MUNDO ESTÁ DE LUTO. EXIGIMOS QUE EN NUESTRO PLANETA LA PAZ Y EL AMOR SE SOBREPONGA A TODAS LAS COSAS.

LA FELICIDAD EN TU VIDA

noviembre 14, 2009

Rodéate de TODO lo que amas: tu pareja, tu familia, tu mascota, la música, las plantas, tus pasa tiempos, Haz que tu casa sea tu refugio.
Nunca te guardes el amor, exprésalo sin reparos, sin importar si te corresponden, ya que así jamás te lamentaras por no haberlo hecho, pero si tendrás el 50% de probabilidad de ser correspondido.
Rodéate de personas alegres, honestas, espirituales y positivas; ellas siempre tendrán cosas buenas que aportarte.
No minimices tu valor comparándote con otros, son esas diferencias las que te hacen especial. Vigila a tu mente y tu ego para que la envidia desaparezca de tu vida.
La libertad es ser quien soy, no lo que los demás esperan que sea.
No hagas tus metas por lo que es importante para otras personas, solo tú sabes lo que es mejor para ti.
Vive tu vida un día a la vez y podrás disfrutar todos los días de tu existencia.
Ríe más a menudo, fuerte y por largo tiempo. Ríe hasta que te quedes sin aire.
No te rindas cuando sólo has hecho el primer intento, los grandes inventos, grandes proyectos y grandes amores, han tenido éxito después de muchos pequeños fracasos.
Hay sucesos que están marcados en nuestro destino, pero el mayor porcentaje de sucesos son elecciones que hemos hecho, porque ese fue un regalo de Dios, el libre albedrío.
Cuando crees que castigas con tu ausencia y silencio, en el fondo estas castigando a tu alma, porque la Ley de la Compensación te dará olvido por la ausencia.
Libertad es ser dueño, de lo pienso, siento, digo y hago.
Por más que quieras huir de algo o de alguien no podrás, sino lo enfrentas eso te perseguirá.
Mantente aprendiendo cosas nuevas. Aprende más sobre computadoras, artes manuales y marciales, jardinería, lo que sea, nunca permitas que tu cerebro sea holgazán, pués se convierte en la morada del demonio y el nombre del demonio es Alzheimer.
Si tienes ganas de llorar, sufre, laméntate y luego sigue adelante. Tener estados depresivos es normal para todo ser humano, lo anormal es quedarse en ellos.
No culpes a los demás por tu vida actual, asume con sinceridad que eres el único responsable de tu felicidad o desdicha. Cuando lo entiendas comprenderás que puedes ser tan feliz como lo desees.
Si al pasar los años, sientes que tu vida no es lo que esperabas, es el momento de cambiar paradigmas, trabajar en ellos y actuar.
Piénsalo. Se siente distinto cuando tomas conciencia de que todo lo que te pasa es el fruto de tus propias elecciones…
El amor, es el eje que mueve el mundo…es la razón de la cordura, y el hilo que te ata a la locura…si has de perderlo o ganarlo “TODO” que sea por AMOR
Y siempre recuerda, “La vida no se mide por los logros profesionales y económicos sino por lo feliz y tranquilo que hayas alcanzado a vivir.”

MODO DIFERENTE DE HABLAR DEL AMOR

noviembre 6, 2009

Con frecuencia soy invitado a hablar sobre el amor. Siento cierto reparo, porque esta palabra, amor, es una de las más desgastadas de nuestro lenguaje. Y como fenómeno interpersonal, uno de los más desmoralizados. Para no repetir lo que todo el mundo sabe y escucha, acostumbro a abordar el tema inspirado en uno de los mayores biólogos contemporáneos, el chileno Humberto Maturana. En sus reflexiones, el amor es contemplado como un fenómeno cósmico y biológico. Expliquemos lo que él quiere decir.

El amor se da dentro del dinamismo de la propia evolución, desde sus manifestaciones más primarias, de miles y miles de millones de años atrás, hasta las más complejas en el nivel humano. Veamos cómo el amor entra en el universo.

En el universo se dan dos tipos de acoplamientos (encajes) de los seres con su medio, uno necesario y otro espontáneo. El primero, el necesario, hace que todos los seres estén conectados unos a otros y acoplados a los respectivos ecosistemas, para asegurar su supervivencia. El otro acoplamiento se realiza espontáneamente. Los topquarks -primera densificación de la energía en materia- interactúan sin razones de supervivencia, por puro placer, en el fluir de su vivir. Se trata de encajes dinámicos y recíprocos entre todos los seres, no entre vivos y vivos. No hay justificación para ello. Ocurre porque ocurre. Es un acontecimiento original de la existencia en su pura gratitud. Es como la flor que florece por florecer.

Cuando uno se relaciona con otro (digamos dos protones) y así se crea un campo de relación, surge el amor como fenómeno cósmico. El amor tiende a expandirse y a alcanzar formas cada vez más inter-retro-relacionadas en los seres vivos, especialmente en los humanos. En nuestro nivel es más que simplemente espontáneo como en los demás seres: se hace proyecto de libertad que acoge conscientemente al otro y crea el amor como el más alto valor de la vida.

En esa deriva, surge el amor ampliado que es la socialización. El amor-relación es el fundamento del fenómeno social y no su consecuencia. En otras palabras: es el amor-relación el que da origen a la sociedad; ésta existe porque existe el amor, y no al contrario, como convencionalmente se cree. Si falta el amor-relación (el fundamento) se destruye lo social. Sin el amor, lo social adopta la forma de agregación forzada, de dominación de violencia, viéndose todos obligados a encajarse. Por eso siempre que se destruye el encaje y la congruencia entre los seres, se destruye el amor-relación, y con ello, la sociabilidad. El amor-relación es siempre una apertura al otro y una convivencia y co-munión con el otro.

No fue la lucha por la supervivencia del más fuerte lo que garantizó la persistencia de la vida y de los individuos hasta los días actuales, sino la cooperación y el amor-relación entre ellos. Los ancestros homínidos pasaron a ser humanos en la medica en que más y más compartían entre sí los resultados de la cosecha y de la caza y compartían sus afectos. El propio lenguaje que caracteriza al ser humano surgió en el interior de este dinamismo de amor-relación. La actual crisis se originó, en parte, por la excesiva competición y por la falta de cooperación. Está bien una sociedad con mercado, pero no sólo de mercado.

¿Cómo se caracteriza el amor humano? Responde Maturana: «lo que es especialmente humano en el amor no es el amor, sino lo que hacemos con el amor en cuanto humanos; es nuestra manera particular de vivir juntos como seres sociales en el lenguaje; sin amor nosotros no somos seres sociales.

Como se desprende, el amor es un fenómeno cósmico y biológico. Al llegar al nivel humano, se revela como un proyecto de la libertad, como una gran fuerza de unión, de mutua entrega y de solidaridad. Las personas se unen y recrean por el lenguaje amoroso el sentimiento de benevolencia y de pertenencia a un mismo destino.

Sin el cuidado esencial, el encaje del amor-relación no se da, no se conserva, no se expande, ni permite la consorciación entre los demás seres. Sin el cuidado no hay atmósfera que propicie el florecimiento de aquello que verdaderamente humaniza: el sentimiento profundo, la voluntad de compartir y la búsqueda del amor.

Creo que hablar así del amor tiene sentido, porque nos hace más humanos.

Leonardo Boff

MODO DIFERENTE DE HABLAR DEL AMOR

noviembre 6, 2009

Con frecuencia soy invitado a hablar sobre el amor. Siento cierto reparo, porque esta palabra, amor, es una de las más desgastadas de nuestro lenguaje. Y como fenómeno interpersonal, uno de los más desmoralizados. Para no repetir lo que todo el mundo sabe y escucha, acostumbro a abordar el tema inspirado en uno de los mayores biólogos contemporáneos, el chileno Humberto Maturana. En sus reflexiones, el amor es contemplado como un fenómeno cósmico y biológico. Expliquemos lo que él quiere decir.

El amor se da dentro del dinamismo de la propia evolución, desde sus manifestaciones más primarias, de miles y miles de millones de años atrás, hasta las más complejas en el nivel humano. Veamos cómo el amor entra en el universo.

En el universo se dan dos tipos de acoplamientos (encajes) de los seres con su medio, uno necesario y otro espontáneo. El primero, el necesario, hace que todos los seres estén conectados unos a otros y acoplados a los respectivos ecosistemas, para asegurar su supervivencia. El otro acoplamiento se realiza espontáneamente. Los topquarks -primera densificación de la energía en materia- interactúan sin razones de supervivencia, por puro placer, en el fluir de su vivir. Se trata de encajes dinámicos y recíprocos entre todos los seres, no entre vivos y vivos. No hay justificación para ello. Ocurre porque ocurre. Es un acontecimiento original de la existencia en su pura gratitud. Es como la flor que florece por florecer.

Cuando uno se relaciona con otro (digamos dos protones) y así se crea un campo de relación, surge el amor como fenómeno cósmico. El amor tiende a expandirse y a alcanzar formas cada vez más inter-retro-relacionadas en los seres vivos, especialmente en los humanos. En nuestro nivel es más que simplemente espontáneo como en los demás seres: se hace proyecto de libertad que acoge conscientemente al otro y crea el amor como el más alto valor de la vida.

En esa deriva, surge el amor ampliado que es la socialización. El amor-relación es el fundamento del fenómeno social y no su consecuencia. En otras palabras: es el amor-relación el que da origen a la sociedad; ésta existe porque existe el amor, y no al contrario, como convencionalmente se cree. Si falta el amor-relación (el fundamento) se destruye lo social. Sin el amor, lo social adopta la forma de agregación forzada, de dominación de violencia, viéndose todos obligados a encajarse. Por eso siempre que se destruye el encaje y la congruencia entre los seres, se destruye el amor-relación, y con ello, la sociabilidad. El amor-relación es siempre una apertura al otro y una convivencia y co-munión con el otro.

No fue la lucha por la supervivencia del más fuerte lo que garantizó la persistencia de la vida y de los individuos hasta los días actuales, sino la cooperación y el amor-relación entre ellos. Los ancestros homínidos pasaron a ser humanos en la medica en que más y más compartían entre sí los resultados de la cosecha y de la caza y compartían sus afectos. El propio lenguaje que caracteriza al ser humano surgió en el interior de este dinamismo de amor-relación. La actual crisis se originó, en parte, por la excesiva competición y por la falta de cooperación. Está bien una sociedad con mercado, pero no sólo de mercado.

¿Cómo se caracteriza el amor humano? Responde Maturana: «lo que es especialmente humano en el amor no es el amor, sino lo que hacemos con el amor en cuanto humanos; es nuestra manera particular de vivir juntos como seres sociales en el lenguaje; sin amor nosotros no somos seres sociales.

Como se desprende, el amor es un fenómeno cósmico y biológico. Al llegar al nivel humano, se revela como un proyecto de la libertad, como una gran fuerza de unión, de mutua entrega y de solidaridad. Las personas se unen y recrean por el lenguaje amoroso el sentimiento de benevolencia y de pertenencia a un mismo destino.

Sin el cuidado esencial, el encaje del amor-relación no se da, no se conserva, no se expande, ni permite la consorciación entre los demás seres. Sin el cuidado no hay atmósfera que propicie el florecimiento de aquello que verdaderamente humaniza: el sentimiento profundo, la voluntad de compartir y la búsqueda del amor.

Creo que hablar así del amor tiene sentido, porque nos hace más humanos.

Leonardo Boff

CUENTO DE LOS TRES VIEJOS

octubre 4, 2009

Una mujer regaba el jardin de su casa y vio a tres viejos con sus años de experiencia
frente a su jardín.

Ella no los conocía y les dijo: No creo conocerlos, pero deben tener hambre.
Por favor entren a mi casa para que coman algo.

Ellos preguntaron: -¿Está el hombre de la casa?

-No, respondió ella , no está.

-Entonces no podemos entrar, dijeron ellos.

Al atardecer, cuando el marido llegó,
ella le contó lo sucedido.

-¡Entonces diles que ya llegué invítalos a pasar! .
La mujer salió a invitar a los hombres a pasar a su casa.

-No podemos entrar a una casa los tres juntos, explicaron los viejitos.

-¿Por qué?, quiso saber ella.

Uno de los hombres apuntó hacia otro de sus amigos y explicó: Su nombre es Riqueza.
Luego indicó hacia el otro: Su nombre es Éxito y yo me llamo Amor. Ahora ve adentro y decide con tu marido a cuál de nosotros 3 desean invitar a vuestra casa.

La mujer entró a su casa y le contó a su marido lo que ellos le dijeron.
El hombre se puso felíz: ¡Qué bueno! Y ya que así es el asunto, entonces invitemos a Riqueza, que entre y llene nuestra casa.

Su esposa no estuvo de acuerdo: Querido, ¿porqué no invitamos a Exito?

La hija del matrimonio estaba escuchando desde la otra esquina de la casa y vino corriendo.
¿No sería mejor invitar a Amor?. Nuestro hogar estaría entonces lleno de amor.

Hagamos caso del consejo de nuestra hija, dijo el esposo a su mujer. Ve afuera e invita a Amor a que sea nuestro huesped.

La esposa salió y les preguntó, ¿Cuál de ustedes es Amor?. Por favor que venga y
que sea nuestro invitado.

Amor se sentó en su silla y comenzó a avanzar hacia la casa.

Los otros 2 también se levantaron y le siguieron.

Sorprendida, la dama les preguntó a Riqueza y a Exito: Yo invité sólo a Amor, ¿porqué también vienen Uds.?

Los viejos respondieron juntos: -Si hubieras invitado a Riqueza o a Éxito los otros 2habrían permanecido afuera, pero ya que invitaste a Amor, donde vaya él, nosotros vamos con él.

Donde quiera que hay amor, hay también riqueza y éxito.