Archive for the ‘celula regenerativa’ Category

LA CAPACIDAD DE LAS CELULAS DEL UTERO

octubre 18, 2009

«El milagro no fue descubrir la capacidad de las células del útero, sino hacerlo con dos duros»
CHELO TUYA | GIJÓN
«El laboratorio que nos apoya lleva tres años en quiebra técnica. Sin tres millones, no podremos seguir».«No digo que sea la cura del cáncer, el alzheimer o la esclerosis, pero sí que le hemos abierto la puerta».
FRANCISCO VIZOSO

Personal: nació en Maniños (Coruña) hace 50 años. Padre de un hijo de 17 años que seguirá sus pasos, es cirujano por vocación e investigador por pasión.
Profesional: dirige la Unidad de Investigación del Hospital de Jove donde, con el apoyo de la empresa Projech, acaban de descubrir importantes cualidades de las células madre del útero. De ellas pueden surgir los fármacos que permitan curar el alzheimer, la esclerosis múltiple o metástasis cancerígenas.
«Si no hay dinero, yo no me iré a Houston, pero Projech sí. Gijón no puede perder este tren. No vendrá otro»
«Más que la religión, en este país el freno a la investigación es la falta de financiación, y no puede seguir así».
Con el apoyo de la empresa Projech, acaba de sorprender al mundo con su descubrimiento de que las células madre del útero tienen capacidad curativa para enfermedades como el alzheimer, la esclerosis o la metástasis del cáncer. Sin embargo, Francisco Vizoso no gritó ‘¡eureka!’ en un elitista laboratorio de americano, sino en el Hospital de Jove, centro donde, además de trabajar como cirujano, dirige la Unidad de Investigación. Su extremada prudencia no le impide alertar de que el paso dado es muy importante, pero apunta que todo puede quedar en nada si no hay apoyo económico para seguir la investigación. Según sus cuentas, para que la hipotética cura de estas enfermedades, ahora mortales, se convierta en realidad y, de paso, convertir a Gijón en el centro de la industria biotecnológica, sólo son necesarios tres millones de euros.
El mundo mirando hacia los Estados Unidos a la espera de avances sobre las células madres y la respuesta estaba en Jove.
-Bueno, es que aquí hemos contado con el apoyo incondicional, arriesgado y genial de la empresa Projech, que desde el principio apostó por nosotros. Afortunadamente, después de años de trabajo muy duro y con pocos medios, hemos podido descubrir la capacidad curativa de las células madres del útero.
-No se lo tome a mal, pero sorprende que no haya sido un gran laboratorio, con muchos medios, el que lo haya logrado.
-Lo entiendo. El milagro no fue descubrir la capacidad de las células madre del útero, sino hacerlo con dos duros. Nadie sabe que Projech ha estado tres años en quiebra técnica, que aquí no se invierte en investigación y que, a pesar de lo que hemos descubierto, si no hay financiación no podremos seguir.
-¿De cuánto dinero habla?
-No más de tres millones de euros.
-¿Está diciendo que con tres millones de euros puede tener cura para el alzheimer, las metástasis tumorales, la infertilidad o lograr que quien ahora no camina lo haga?
-Yo no digo que sea la cura de todas esas enfermedades, gravísimas y, hasta ahora, huérfanas de cura. Lo que sí digo que es que hemos abierto la puerta para hacerlo. Es un gran paso el que hemos dado, pero no es la meta. Ahora queda lo más importante, dos años de investigación.
-¿Por qué dos años?
-Es el tiempo mínimo para hacer los ensayos clínicos necesarios que permitan elaborar los medicamentos. Y es poco, ya que se trata de células humanas. Para un medicamento normal, producido por sustancias ajenas al organismo, el plazo mínimo es de seis o siete años.
-¿No se puede recortar?
-No, hay que ser realista. Es un trabajo muy riguroso el que hay que realizar y por eso los tiempos son los que son.
-Si logran los tres millones, ¿en dos años sí tendrá la cura para esas enfermedades?
-No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que hemos comprobado capacidades desconocidas en estas células, que hemos hecho heridas a ratas y que, con una inyección de células, se han curado, y que ahora queremos seguir investigando.
-¿Cómo es posible que de una misma célula se hallen soluciones tan diversas? Parece la panacea.
-Pues sí, puede ser la panacea, porque hemos descubierto que esas células son capaces de transformarse en neuronas, tejido óseo, o muscular. Además, que producen sustancias muy importantes. Es un mundo nuevo de la medicina el que se abre. Es apasionante.
-¿Hay posibilidad de que no se continúe con el proyecto?
-De que no se continúe en Gijón. Porque, la puerta que hemos abierta pueden seguirla, sin duda la seguirán, otros investigadores.
-¿De que le fichen en Houston?
-Yo no me iré a Houston, pero Projech sí podría irse. Esta es una oportunidad importantísima para Gijón, que puede convertirse en el centro de las empresas de biomedicina. Es un tren que no puede perder, porque no vendrá otro.
-¿Qué plazo hay?
-Dos meses. Antes de fin de año tenemos que contar ya con ese dinero. Por eso hago un llamamiento a la responsabilidad de todos. No podemos parar ahora.

EL DESCUBRIMIENTO DE LA CELULA MADRE MAS COMPATIBLE.

octubre 17, 2009

La célula hallada en Jove asombra a los científicos por su poder regenerativo
Está en el útero, se puede transformar en neurona, tejido óseo o muscular y se divide hasta 45 veces.Con su uso en fármacos se espera tratar el cáncer y algunas enfermedades neurológicas.

De una única célula se pueden sacar tantas como para alcanzar un volumen similar al de una pelota de tenis. Las células madre HAMPs, descubiertas a raíz de un trabajo conjunto entre la Unidad de Investigación

Equipo del Hospital de Jove.

del Hospital de Jove, en Gijón, y de la empresa de biotecnología Projech, han sorprendido a los propios investigadores. Sorpresa por la asombrosa capacidad de regeneración de tejido, pero también por la facilidad que tiene para adaptarse a un medio extraño. Aunque esta célula milagro se encuentra en el útero, los científicos han comprobado que las HAMPs son capaces de regenerar tejido, independientemente del tipo que sea, explica el doctor Francisco Vizoso, director de la Unidad de Investigación en el hospital gijonés. “Tiene gran capacidad plástica para transformarse en tejido adiposo, tejido muscular, tejido óseo o hasta neuronas”, indica. El equipo de investigadores comprobó la regeneración muscular en ratas, y en tubos de ensayo obtuvo neuronas a partir de estas células madre.

“Eso nos lleva a pensar que van a regenerar tejidos dañados en general, como en los casos de artritis reumatoide, enfermedad intestinal reumatoide, isquemia, hepatitis, alzheimer o esclerosis lateral amiotrófica”, vaticina el doctor Carlos Rodríguez, responsable de la empresa Projech. “Lo que une a todas estas patologías es la destrucción de tejido”.

HALLAZGO CON EXCLAMACION La posibilidad de que el descubrimiento sea la llave para obtener el remedio para enfermedades que hasta la fecha son incurables, lo que sería suficiente para hablar de células milagro . Pero el director de Projech se considera un hombre de ciencia. “Los milagros existen para los que los ven. Como científico, solo puedo decir que los resultados pueden dar lugar a signos de exclamación”.

La lista de posibles aplicaciones es larguísima e incluye además a las metástasis producidas en un tumor. La mayoría de los tumores –a excepción del cáncer de mama– remiten en las mujeres embarazadas, algo que los científicos que trabajan en el hospital gijonés intentarán relacionar con el descubrimiento de esta célula madre. Durante el embarazo hay efectos beneficiosos cuyo origen aún se desconoce. “Esto puede abrir un mecanismo para explicar cosas de las que se habla desde hace 150 años”, apunta.

A las ventajas de las células uterinas se añade la sencillez con la que se pueden obtener. Aunque las células madre procedentes de la grasa o de la médula ósea requieren una intervención quirúrgica para ser extraídas (liposucción en el primer caso y aspirado de la médula en el segundo), para lograr células HAMPs es suficiente con practicar en la mujer una prueba citológica, similar a las realizadas en las revisiones ginecológicas. El único requisito es que la mujer se encuentre en edad reproductiva. El doctor Francisco Vizoso aclara que a partir de la menopausia, sobre los 50 años de edad, su organismo dejará de producirlas.
J. CUEVAS
La Voz de Asturias