Archive for the ‘historia’ Category

EL HINOJOSO DE LA ORDEN (Siglo XVIII)

junio 9, 2012

Según el censo del Marqués de la Ensenada, a mediados del siglo XVIII, el lugar de El Hinojoso de la Orden era una villa de pertenece a la provincia de la Mancha, con cabeza en Almagro, y que tiene 21 vecinos que eran nobles, l00 pecheros, 93 jornaleros que eran pecheros, diez vecinos pecheras que son pobres de solemnidad, 2 vecinos (de los cuales no se dice su condición), que se encuentran sin habitación, y 66 viudas (no indica su situación económica). Poblado por 292 vecinos. Había 6 eclesiásticos seculares, incluidos los seis eclesiásticos seculares y las viudas, atendidos por un médico, un auxiliar sangrador y barbero, y un boticario. Los animales eran cuidados por dos maestros Albéitares herradores.En la villa se contaban hasta 296 casas, de las cuales sólo eran habitables 240. El clero lo componían, un cura, don Joseph Suárez, del hábito de Santiago, dos clérigos presbíteros, y tres clérigos de órdenes menores, auxiliados por un Sacristán mayor organista, encargado, además, del reloj de la torre de la iglesia. Residía en esta población otro sacristán que atendía la iglesia del lugar de El Hinojoso el Marquesado. No había conventos de religiosos ni de religiosas. En la villa, existía una abacería, una casa mesón, una taberna, y un Hospital donde se recogían los viandantes pobres. Si alguno enfermaba, su alimentación corría a cargo de la caridad cristiana. La población también vivía de la agricultura, y de explotaciones domésticas de gallinas, ovejas, cerdos, y abejas (51 colmenas). Todos los oficios citados en El Hinojoso del Marquesado, se repetían en esta villa, más dos maestros de primeras letras, un aguardentero con caldera de destilación, un calderero, un alcabalero y un esquilador. El número de vecinos dedicados a la arriería se reducía a cuatro, de los cuales, uno disponía de cinco caballerías menores y una mayor; otro, de una caballería mayor y siete menores; otro con seis caballerías menores, y otro con cinco caballerías menores “todos ellos dedicados al trato de aceite, pescados y sardinas”. Había en la villa cuatro pobres impedidos, seis limosneros, y seis viudas que viven de la caridad. La aceituna recolectada en la villa y en el lugar de El Hinojoso del marquesado, era llevada en cualquiera de los cuatro molimos de aceite que había en El Hinojoso de la Orden: “el de Lodares”, propiedad de María Herrero Cruzado, vecina de El Hinojoso del Marquesado, situado en el lugar denominado “las eras”, extramuros de la villa; “el de Perea”, propiedad de don Tomás de Perea, vecino de la villa; “el de Palomino”, propiedad de Juan Palomino; “el de Becerra”, ubicado en la calle de los carros, cuyos propietarios eran don Ceferino Becerra, presbítero de esta villa, y don Gregorio Ramírez, de órdenes de menores, de El Pedernoso, a quienes le pertenecía por mitad, y tenían arrendado a Pedro Ruiz Castillo por 500 reales de vellón al año. Los cuatro molinos eran de una piedra y una viga (prensa compuesta de un gran madero horizontal, articulado en uno de sus extremos que se cargaba con pesos en el otro para que bajando, guiado entre dos postes verticales, comprimiera la aceituna molida). El municipio del lugar estaba regido por los alcaldes ordinarios de dicho lugar, por ambos estados, don Joseph de Salazar y Andrés López Mena; los regidores don Francisco de Ochoa y don Juan Connil; el procurador síndico general, Juan Oliveros; los alcaldes de la Santa Hermandad, Manuel Jiménez y Antonio Izquierdo; los capitulares del ayuntamiento con voz y voto en él, don Francisco Antonio de Salazar y don Miguel Ángel, y un alguacil mayor, Joseph de Montalbán, y el escribano Francisco Collado, el personal auxiliar, todos ellos labradores, mayores de edad y vecinos del lugar. El municipio de la villa estaba integrado por cargos similares, más un Consejo General de Justicia y Reconocimiento. Eran propiedad del Común, un Censo de 685 reales de vellón contra los herederos de don Alphonso Delgado, que pagaba un rédito anual de 29 reales y 17 maravedíes de vellón, una carnicería que tenía arrendada, la casa granero del Pósito, una dehesa que se la arrendaba al abastecedor de la carnicería por 30.000 maravedíes, una almotacenía y unos barrancos que se arrendaban por 3.000 y 1.500 maravedíes, respectivamente.

Entrada original de don José María Rubio Moya

Anuncios

EL HINOJOSO DEL MARQUESADO

noviembre 23, 2011

EL HINOJOSO DEL MARQUESADO
Año 1752

A mediados el siglo XVIII, el lugar de El Hinojoso del Marquesado era una pequeña población, de ciento setenta y seis casas, de las cuales diez eran inhabitables por el  estado ruinoso en que se encontraban. Sus ciento ochenta vecinos trabajaban en las más diversas profesiones y oficios, asistidos por un médico, don Jerónimo Ramírez, a quien  los vecinos le pagan anualmente un total de 1.800 reales de vellón en concepto de iguala; un cirujano, don Francisco Collado que, por el mismo concepto, recibía al año 700 reales de vellón, aunque parte del  vecindario se igualaba con  el cirujano don Gregorio Martínez Angulo, vecino de El Hinojoso de la Orden. 
El Clero estaba representado por el Cura párroco, don Diego Connil y Ángel; dos Presbíteros, don Miguel de Perea y Lara, y don Diego Alfonso López Mena; un Clérigo de Evangelio, don Juan Oliveros, y un Clérigo de Órdenes Menores, don Alfonso Redondo.
Los animales eran atendidos por un Albéitar, don Manuel Collado, vecino de El Hinojoso de la Orden, que recibía anualmente en concepto de iguala diez fanegas de trigo y 200 reales de vellón y un  maestro herrador que normalmente era el herrero del lugar.
El resto, ejercía los más diversos oficios: había un esquilador; un maestro alarife, un quinquillero, un zapatero de nuevo, un zapatero de viejo, cuatro sastres, tres tejedores de lino y cordellete, dos cardadores de lana, un carretero, un escribano de ayuntamiento, un abastecedor de carne, dos molineros, cuarenta y dos arrieros, cincuenta jornaleros, bastantes labradores, algunos pastores, un tendero que vendía aceite, saladuras y fruta; un sacristán, Marcelino Muñoz, vecino del Hinojoso de la Orden, y  veintidós pobres de solemnidad sin  oficio ni ocupación conocida.
El Común poseía las casas Capitulares con  sus graneros para el Pósito, institución municipal de origen muy antiguo destinada a mantener acopio de granos, trigo mayormente, y prestarlos en condiciones módicas a los labradores y vecinos durante los meses de menor abundancia. También era propiedad del Común un cuarto que arrendaba como carnicería, cuyo abastecedor tenía el pasto del montecillo, por el cual pagaba al concejo cuatrocientos sesenta reales de vellón al año; un horno de pan cocer, también arrendado, y un censo de 659 reales de vellón de principal a favor de los herederos de don Francisco de Lara,  que rentaba 19´5 reales de vellón al año.
La extensión del término municipal del lugar era estimada en 7.773 almudes, de los cuales, 1 almud era terreno de regadío destinado al cultivo de productos hortícolas. El resto, (terreno de secano), lo formaban  391 almudes de tierra de primera y 1.458 de segunda,  destinados aposturas de cebolla de azafrán y, sobre todo, al cultivo de cereales (trigo y cebada principalmente), alternando con cultivo de leguminosas (garbanzos y titos), o dejando un año de barbecho, o de “güeco” como solían decir;  2.580 almudes de tierras de tercera categoría  destinadas a los mismos cultivos, azafrán y cereales (trigo, centeno y avena en su mayoría), dejando un año de barbecho;  2.463 almudes  de tierra de cuarta categoría de los cuales, 1.800 eran de monte carrascal y pastos, 174 destinados al cultivo de trigo, alternando con dos de barbecho, 223 de viñedo y 112 de plantaciones de olivo; 850 almudes de tierras de quinta categoría: 800  de terrenos yermos y baldíos, y 50 ocupados por caminos veredas y barrancos.
Había dos molinos de viento harineros: uno propiedad de Isabel Sánchez y de María Sánchez, vecinas de la villa de El Hinojoso de la Orden, arrendado al molinero Juan de la Cruz; otro, propiedad  de Diego de Atienza, y de don Pedro Lodares (vecino de la dicha villa), y cuyo arrendatario era el molinero, José Donaire. 
La aceituna recolectada era llevada a cualquiera de los cuatro molimos de aceite que había en El Hinojoso de la Orden: “el de Lodares”, propiedad de María Herrero Cruzado, vecina de El Hinojoso del Marquesado, situado en el lugar denominado “las eras”, extramuros de la villa; “el de Perea”, propiedad de don Tomás de Perea, vecino de la villa; “el de Palomino”, propiedad de Juan Palomino;  “el de Becerra”, ubicado en la calle de los carros, cuyos propietarios eran don Ceferino Becerra, presbítero de esta villa, y don Gregorio Ramírez, de órdenes de menores, de El Pedernoso, a quienes le pertenecía por mitad, y tenían arrendado a Pedro Ruiz Castillo por 500 reales de vellón al año. Los cuatro molinos eran de una piedra y una viga (prensa compuesta de un gran madero horizontal, articulado en uno de sus extremos  que se cargaba con pesos en el otro para que bajando, guiado entre dos postes verticales, comprimiera la aceituna molida).
La apicultura estaba poco desarrollada como medio de vida. Sólo había en el término del lugar diecinueve colmenas, propiedad del presbítero don Diego Alphonso López Mena. Conchabando años buenos y malos, la producción media de cada colmena, era una cuartilla de miel (unos 4 litros), y cuatro onzas de cera (86,8 gr.), cuyo valor era de cuatro reales y medio de vellón.
La población animal estaba constituida por diez borregos; trescientas setenta y cinco ovejas; ocho moruecos; ocho machos primales de cabrío; setenta y dos cerdos criados por los vecinos en sus casas; tres yeguas, tres caballos, sesenta y seis mulos y doscientos ochenta y siete pollinos.
De los cuarenta y dos arrieros que había, veinte eran dueños de treinta y cuatro bestias mayores (mulos) y de ciento veintisiete bestias menores (pollinos); los veintidós restantes poseían entre todos ciento veintiún asnos. De todos los arrieros el mejor situado era Saturio de Moya, con cuatro mulos machos y nueve asnos en sus cuadras, y los más pobres de todos ellos, Escolástico Izquierdo y Francisco Izquierdo Saldaña que sólo poseían un asno cada uno.
Entrada original del colaborador D. José María  Rubio Moya

MEMORIA HISTORICA DE LOS HINOJOSOS (CUENCA)

noviembre 12, 2011
MEMORIA HISTÓRICA
DE
LOS HINOJOSOS (CUENCA)
(1241-1873)
  El pueblo de Los Hinojosos se halla en el enclave de tres provincias castellanas: Toledo, Ciudad Real y Cuenca, al sudoeste de ésta última. La población actual tiene su origen en los grupos humanos que establecieron sus viviendas en las inmediaciones de un pozo abrevadero, conocido como el “Pozo Viejo”, en cuyos alrededores crecía una gran cantidad de hinojo, motivo por el cual el poblado surgido más tarde recibió el nombre de El Hinojoso.
  Como todos los poblados de la zona, cayó en poder de los musulmanes en el siglo VIII. Iniciada la resistencia cristiana contra el invasor en las montañas asturianas, transcurrieron varios siglos de lucha entre moros y cristianos, durante los cuales nacieron y se expandieron los reinos cristianos enfrentados al poder de Al-Andalus  hasta llegar, en 1212, al lance definitivo: Las Navas de Tolosa, donde los almohades fueron derrotados  por los ejércitos de Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón, Sancho VI de Navarra, y las fuerzas de las órdenes militares. La consolidación de las fronteras  al sur de Sierra Morena, permitió el desarrollo del proceso colonizador de La Mancha que hasta entonces había sido territorio fronterizo. Esta condición de frontera había despoblado la región, reduciendo sus poblaciones a unos pocos núcleos urbanos entre los que se encontraban, los Concejos de Uclés y de Alarcón. Las aldeas, los  lugares y las villas surgidas al  ser repoblada la zona con gentes cristianas, quedaron, a través de su correspondiente Alfoz, bajo la jurisdicción de los Concejos, cuyos límites fue necesario establecer.
    En el año 1241, Gonzalo Ibáñez, Obispo de Cuenca, por mandato del rey don Fernando III, cerró la línea fronteriza entre los Concejos de Alarcón y de Uclés, desde la Sierra de Almenara hasta las Mesas. Estableció una serie de mojones a lo largo del territorio comprendido entre el extremo sur de la citada Sierra y el lugar de Fuentelespino: la peña con que concluye esa Sierra; el collado que había en el comienzo del camino de Hontanaya a Gúzquez; el comienzo del camino de Hotanaya a El Hinojoso; el pozo de El Hinojoso; el pozo de El Aljibe; y, finalmente, la Fuente del Espino. Tomó como línea fronteriza el camino que unía las poblaciones de Hontanaya, El Hinojoso, Puebla del Aljibe y las Mesas, y determinó que recorrida la línea divisoria de Norte a Sur, el territorio situado a la derecha sería de Uclés, y el de la izquierda, de Alarcón.
   El Hinojoso quedó dividido en dos zonas al ser atravesado por el camino fronterizo: una pasó al Concejo de Alarcón y la otra, al Concejo de Uclés de la Orden Militar de Santiago, dando origen a dos municipios independientes, conocidos históricamente, como El Hinojoso del Marquesado y El Hinojoso de la Orden, separados por una calle de unos cuarenta pies de ancho.
    El Hinojoso del Marquesado
    La zona de El Hinojoso adjudicada al Concejo de Alarcón, lugar dependiente de la villa  de Belmonte, quedó incluida en los territorios del señorío de Villena cuando en 1298, don Juan Manuel obtuvo de María de Molina las  tierras de Alarcón, de  realengo durante los siglos XII y XIII.
  Por privilegio concedido en Burgos, el 5 de febrero de 1367, Enrique II de Castilla le concedió a don Alfonso de Aragón, con el título de marqués de Villena, las tierras del señorío que por herencia pertenecían a Juana Manuel, hija de don Juan Manuel y esposa del monarca.
   Años más tarde, en 1395, por pleitos familiares fallados por los tribunales a favor del nuevo monarca, Enrique III desposeyó a don Alfonso de Aragón de los sus territorios del marquesado, aunque no del título que revertió a la corona a su muerte (5 de marzo de 1412).
   Tras la derrota sufrida por los infantes de Aragón en la batalla de Olmedo (19 de mayo de 1445), Juan II de Castilla le concedió a Juan Pacheco, favorito del príncipe Enrique, el marquesado de Villena, con  todas las tierras y villas. En 1472, Enrique IV le otorgó  el título de Duque de Escalona.
    El Hinojoso del Marquesado estuvo bajo la jurisdicción del marquesado de Villena hasta la derogación de los señoríos jurisdiccionales llevada a cabo entre 1811 y 1837. Cuando en este último año, don Francisco Cea Bermúdez creó un estado centralizado dividido en 49 provincias, El Hinojoso del Marquesado pasó a la jurisdicción de la provincia de Cuenca y de su Diócesis.
  El Hinojoso de la Orden
     El municipio formado en  la zona de El Hinojoso anexionada al Concejo de Uclés, cuya villa y término habían sido donados a la Orden Militar de Santiago por Alfonso VIII en el año 1274, quedó integrado en el Común de La Mancha, cuando el Maestre de la Orden, don Fadrique, en 1353 dividió sus territorios en tres comunes: el ya  citado de La Mancha, el Común  de Uclés y el Común de Montiel. 
   Con la ordenación territorial de Floridablanca (1775), fueron agregados a la provincia de La Mancha, los pueblos de la Orden Militar de Santiago de la Mesa Maestral de Quintanar, entre los que se encontraba El Hinojoso de la Orden. Así  pasó a depender, en lo civil, de la jurisdicción de la provincia de La Mancha, y en lo eclesiástico, del Obispado Priorato de Santiago de Uclés, vere nullius.
    La provincia de La Mancha fue disuelta por el Real Decreto de 30 de noviembre de 1833 (reforma territorial de Javier de Burgos). Los municipios que la componían fueron distribuidos en cuatro provincias distintas, Ciudad Real y Albacete (las dos de nueva creación), Toledo y Cuenca ya existentes. El municipio de El Hinojoso de la Orden fue agregado a la provincia de Cuenca, pero en lo eclesiástico, siguió dependiendo del  citado Obispado Priorato.
   En 1841, don Baldomero Espartero, regente del Reino, conocedor de los perjuicios que se siguen a la administración de justicia y el buen servicio de los pueblos de que se consideren distintos el Hinojoso de la Orden y el Hinojoso del Marquesado, en la provincia de Cuenca, y que hayan de costear municipalidades y feligresías diferentes cuando son en lo material y solo pueblo que distingue una angosta calle…, dispuso que El Hinojoso de la Orden y El Hinojoso del Marquesado formasen un solo pueblo con el nombre de Los Hinojosos (Circular de 29 de agosto de 1841).
   A pesar de esta unión, la Parroquial de El Hinojoso de la Orden siguió dependiendo del Obispado-Priorato de Uclés, hasta que en 1873, al ser disueltas las órdenes militares, fue agregado a la Diócesis de Cuenca (arciprestazgo de Belmonte), según el mandato del papa Pío IX (Bula “Quo Gravius”, publicada el 4 de junio de ese mismo año). 
Documentos  que hacen referencia a las dos poblaciones
 – Carta del cierre de la línea fronteriza, de fecha 28 de septiembre del año 1241, firmada  por el Maestre de la Orden de Santiago, don  Rodrigo Yeñez, y  los delegados de los Concejos de Alarcón y de Uclés.   
– Privilegio concedido al Hinojoso de la Orden por don Enrique de Aragón, de fecha 20 de febrero de 1421.
– Concordia firmada por  don Alonso de Cárdenas, Maestre de la Orden de Santiago, y el Marqués de Villena, don  Diego López Pacheco, sobre el Hinojoso de la Orden y el Hinojoso del Marquesado, fechada en el Real de Santa Fe, el día 27 de enero del año 1492.
– Respuestas al Cuestionario remitido por el Gobernador de Quintanar  al Concejo y Justicia de Hinojoso de la Orden, en cumplimiento de la Cédula Real de Felipe II. (29 de noviembre de 1575).
– Censo del Marqués de la Ensenada del lugar de El Hinojoso de El Marquesado (12 de octubre de 1752), y de la villa de El Hinojoso de la Orden (19 de enero de 1753).
 – Informe de fecha de fecha 30 de mayo de 1865, del párroco, don Diego de Peñalosa, al obispo de Cuenca, a don Miguel Payá Rico, en el que menciona la inscripción de la orla del escudo de armas de la antigua villa de  El Hinojoso de la Orden (Libro de la Fábrica de la Iglesia Parroquial de San Bernabé, folios 245 al 248).
PROPUESTA DE ESCUDO 
Como Escudo de Armas del municipio de Los Hinojosos (Cuenca) proponemos el que a continuación se describe:
   Escudo mantelado. 1º, en campo de plata, dos calderas endentadas en faja de oro y gules, una sobre otra, con tres serpientes de oro saliendo de cada lado de las asas, una hacia adentro y dos hacia fuera. 2º, en campo de sable, una banda de oro cargada en el centro de un escudete de gules y sobrecargado con una cruz floreteada y hueca de plata, y en los costados, de nueve cuñas de azur, cinco en el diestro y cuatro en el siniestro; bordura de plata con cinco escudetes de azur cargados de cinco besantes de plata puestos en aspa. Mantel de oro con una cruz floronada de gules cargada de cinco veneras de plata. Al timbre, coronal real cerrada.
Simbolismo del escudo
   De acuerdo con  los antecedentes históricos expuestos, el nuevo Escudo de Armas del municipio de Los Hinojosos quiere recordar a la Orden  Militar de Santiago, mediante  su emblema propio (la cruz floronada cargada de veneras), y a la casa Villena- Escalona, con los emblemas heráldicos de los linajes de Pacheco, de Girón y de Acuña, a los que pertenecía el primer titular de la citada casa, Juan Pacheco, al ser hijo de la Señora de la villa de Belmonte, María Pacheco, y de Alfonso Téllez Girón y Vázquez de Acuña, nieto del conde de Valencia de don Juan, el portugués Martín Lope y Vázquez de Acuña  
  
     Los descendientes de Juan Pacheco, ostentaron la titularidad del Marquesado de Villena y del Ducado de Escalona hasta el siglo XIX, pasando después, por enlaces matrimoniales,  a los duques de Frías.   
ESCUDO

PROPUESTA DE BANDERA
    Se mantienen las proporciones, los colores y la distribución de los mismos de la bandera otorgada al municipio de Los Hinojosos, de la provincia de Cuenca, por la Consejería de Administraciones Públicas, por el Decreto 115/2005, de 27 de septiembre (DOCM de 29 de septiembre de 2005).
Descripción de la bandera
    Bandera de proporciones 2:3, distribuida por la mitad vertical, en la primera mitad, justo al asta, blanco, y en la segunda mitad, hacia el batiente, rojo; en el centro de la mitad de color blanco, el nuevo escudo municipal.
Bibliografía
ARCHIVO PARROQUIAL de Los Hinojosos (Cuenca)
MARTÍNEZ DIEZ, Gonzalo. Alfonso VIII, Rey de Castilla y Toledo. Burgos. Editorial La Olmeda, S.L. 1995.
RUBIO MOYA, José María. Crónicas de un Pueblo. Los Hinojosos (Cuenca). Cuenca.   Comunidad Parroquial de Los Hinojosos. 2002.
SALAS PARRILLA, Miguel. El Castillo de Belmonte (Cuenca). Madrid. Fortaleza de Belmonte. 2011.
SALAS PARRILLA, Miguel. El Castillo de Garcimuñoz en la Historia de España. Cuenca.  Diputación Provincial. 2010.
SALAS PARRILLA, Miguel. Uclés en la Historia. Su fortaleza y Monasterio. La Orden de Santiago. Madrid. Seminario Menor Santiago Apóstol. 2010.
SÚAREZ FERNÁNDEZ, Luis. Enrique IV de Castilla. Barcelona. Editorial Ariel. 2001.
VALDEÁN BARUQUE, Julio. “Los Trastámaras. El Triunfo de una dinastía bastarda”. Madrid.  Ediciones Temas de Hoy S.A. 2001.
                                                                 Madrid   4   de  noviembre  de  2011

NO PUEDEN NEGAR LA HISTORIA

marzo 30, 2010

Los que persiguen con saña al juez Baltasar Garzón no quieren que los muertos tengan nombres, que sus familias sepan donde están, ni que conozcan sus últimos momentos. (…) No pueden negar la historia. Es cierto. Pero lo están intentando, y desgraciadamente lo está intentando una parte importante de la justicia.

“Los muertos de la guerra, sin embargo, no podían comportarse con naturalidad, eran presa de un egoísmo sin norte, estaban clavados en el momento de su desaparición, en la ultima vez que fueron vistos con vida, en la puerta que se cerró detrás de su adiós, en el lugar donde se dice que cayeron, donde se sabe que fueron ejecutados, donde aparece que los llevaron a enterrar”. Así describe Luis García Montero los recuerdos de un niño que luchó porque esos muertos tuvieran un nombre. Fue el poeta Ángel González. Es importante que recordemos a los muertos por su nombre, por sus apellidos, por sus actos.

Recordamos y nombramos a los seres queridos que nos han dejado, nos consuela hablar de ellos, nos reconforta contar momentos de su vida y también sus últimos momentos.

Sin embargo, no parece cierto que esto reconforte a todos. Los que persiguen con saña al juez Baltasar Garzón no quieren que los muertos tengan nombres, que sus familias sepan donde están, ni que conozcan sus últimos momentos. Tampoco quieren que este país reivindique su memoria, la memoria de un tiempo terrible, donde los defensores de la democracia fueron tratados como traidores, y a muchos de sus descendientes se les sigue negando el derecho a conocer los últimos momentos de sus muertos.

No pueden negar la historia. Es cierto. Pero lo están intentando, y desgraciadamente lo está intentando una parte importante de la justicia. “El Tribunal Supremo tiene claro que existen indicios suficientes para juzgar al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por un delito de prevaricación continuada en relación con diversas decisiones que adoptó como instructor de la causa sobre los desaparecidos de la Guerra Civil y el franquismo…” dicen informaciones publicadas en la prensa diaria.

Por eso es importante el llamamiento que los dos grandes sindicatos han realizado para que el 13 de abril todas las personas que quieren ser y sentirse libres, que quieren confiar en la justicia, que quieren recordar sus muertos, expresen su apoyo al juez Garzón y exijan a la justicia que actúe conforme a derecho. Ni más, ni menos. Que el juez Garzón continúe investigando sobre el presente –caso Gürtel- y el pasado -Guerra Civil y el franquismo-. Y, después, que dicte justicia conforme a derecho.

Amalia Álvarez – Escritora.

SITUACION E HISTORIA DE LOS HINOJOSOS

diciembre 20, 2008


SITUACIÓN:
Situado en plena Mancha Alta, en lo que antes era del Priorato de Ucles, que se extendía hasta el Guadiana, cerca del antiguo camino de Andalucía a Cataluña cuya ruta más próxima va desde Campo de Criptana, El Toboso, Los Hinojosos, Hontanaya, etc., por lo que no se descarta sea: “El lugar de La Mancha…… “, del que Cervantes no quiso acordarse. Lo que nadie pondrá en duda es que se encuentra en plena ruta del Quijote, y que todos los hinojoseños nos sentimos orgullos y amantes de nuestros ancestros.
Su término municipal tiene una superficie de 113,95 km2., una población de 1.076 habitantes.

VISTA PANORAMICA DE LOS HINOJOSOS


Dista de su capital Cuenca 96 km. y 130 de Madrid.
Su ayuntamiento es de reciente construcción, sobre lo que era una antigua ermita.
HISTORIA:
El origen de Los Hinojosos se inicia con los iberos y celtíberos, ya que se han hallado vestigios de sus utensilios y construcciones, ejemplo de estas es el Templo Fálico de piedra conservado en unas condiciones óptimas en lo que hoy llamamos el Santo de la Hontanillasus, aunque su fundación documentada, se inicia con la tribu de los Olcades, indómitos guerreros, que contribuyeron a la derrota de Viriato(180 a. C. a 139 a. C.), aunque la información de estos primeros pueblos es escasa, casi se limita a la referencia de la amistad con el famoso general cartaginés Aníbal y a la derrota del lusitano Viriato. Grupo mas numeroso y que habitó nuestras tierras fueron los carpetanos que ocuparon las tierras comprendidas entre la cuenca del Tajo y las cuencas de los ríos Cigüela y Záncara.

AYUNTAMIENTO


Nuestra zona fue conquistada, posteriormente por los romanos de quienes se han encontrado numerosos restos de mosaicos y ánforas en “La Covatilla”.
Con la invasión árabe, se transforma a la vez en asentamientos árabes y en tierras de paso de alternativas conquistas entre musulmanes y cristianos.
En la historia de nuestro pueblo, tienen vital importancia dos hechos principales, por un lado la Creación de las órdenes militares y por otro la aparición del señorío de Villena.

IGLESIA DEL MARQUESADO


La Orden de Santiago fue una orden religiosa y militar creada en el siglo XII en el Reino de León. Entre 1157 y 1230, la dinastía real se dividió en dos ramas opuestas, por lo que la rivalidad tiende a oscurecer los inicios de la Orden. Dos ciudades lucharon por obtener el honor de ser la sede de la Orden, León, en el reino de ese nombre, y Uclés en el antiguo reino de Castilla, siendo esta última ciudad la que ostentó la sede principal de la Orden de Santiago, por donación de Alfonso VIII.
El Rey, descontento de la actuación de los caballeros de San Juan, que administraban desde 1163 el castillo de Uclés, entregó dicho castillo a los de Santiago, para que defendiesen la comarca de los ataques musulmanes.
El acto tuvo lugar, con toda solemnidad, en Arévalo, el 9 de enero de 1174. En presencia de los magnates del reino, prelados y nobles, Alfonso VIII, en unión con su esposa Leonor de Inglaterra, entregaba el castillo y la villa de Uclés, con todas sus tierras, viñas, prados, pastizales, arroyos, molinos, pesquerías, portazgos, entradas y salidas, a don Pedro Fernández, maestre de Santiago.

IGLESIA DE LA ORDEN


La fortaleza de Uclés, está bajo el poder cristiano, mientras la de Alarcón, está bajo poder musulmán, lo que nos conduce a pensar sin temor a equivocarnos, que las pequeñas aldeas y lugares situados entre estos puntos fuertes queden a merced de los caprichos de la guerra, pasando de unas manos a otras, hasta que las tropas de los reinos cristianos peninsulares derrotan a las musulmanas en la batalla de Las Navas de Tolosa (Jaén) el año 1212, quedando sumamente debilitado el poderío musulmán en un amplio territorio.

TEMPLO FALICO PRERROMANICO


Una vez liberada de los musulmanes toda la zona manchega, se inicia la repoblación de aquellos lugares que han quedado prácticamente despoblados. en la repoblación de la Mancha tiene gran influencia el Infante Don Juan Manuel, nacido el año 1282, hijo del Infante Don Manuel hermano del rey Alfonso X El Sabio. Recibe Don Juan, por herencia de su padre, el Señorío de Villena y con él la tarea de su repoblación.
La influencia de las Ordenes Militares en el siglo XII y sucesivos, llevan a la extraña, paradójica y curiosa partición del pueblo de Los Hinojosos en dos.

MOLINO TIPICO MANCHEGO


La división de el Hinojoso, acaeció en el año 1.232, cuando el obispo de Cuenca, don Gonzalo, por mandato del rey de Castilla, Fernando III, procedió a cerrar la frontera entre los concejos de Uclés y Alarcón, desde la Sierra de Almenara hasta las Mesas Rubias. Don Gonzalo tomó como linea divisoria desde la Sierra de Almenara el camino que unía las poblaciones de Hontanaya hasta Las Mesas Rubias. Como este camino atravesaba el Hinojoso, esta población quedó divida en dos. A lo largo de la linea fronteriza, puso cuatro mojones principales, situados: el 1º en la peña del final de la sierra de Almenara o Jabalmeña, el 2º se colocó en la confluencia del camino de Guzquez con el camino fronterizo, el 3º en el pozo existente en el centro del pueblo de Hinojoso y el 4º en el pozo de la Puebla del Aljibe. El Señor Obispo dispuso que al recorrer la linea divisoria de norte a Sur lo que quedase a la derecha pertenecería al Priorato de Uclés y lo de la izquierda al Concejo de Alarcón. La línea fronteriza coincidía exactamente por el centro del pozo señalizándose con una piedra alargada, dirección norte sur, que dividia la boca del pozo en dos, para su utilización por el lado derecho por los habitantes de Hinojoso de la Orden y por la parte izquierda por los habitantes del Hinojoso del Marquesado, de igual manera que quedó dividido El Hinojoso en dos poblaciones. Todo lo que queda a la izquierda de la divisoria caminando hacia el sur, pertenecería al Concejo de Alarcón de ahí el nombre de Hinojoso del Marquesado (Señorío de Villena) y todo lo de la derecha al Priorato de Uclés perteneciente a la Orden de Santiago, llamándose Hinojoso de la Orden.
Hinojoso del Marquesado siguió perteneciendo al Concejo de Alarcón.

FALO DE PIEDRA


Hinojoso del Marquesado, sufre los avatares que estuvieron ligados al concejo de Alarcón y señorío de Villena.
Sancho IV, sobrino de Don Manuel amplía el territorio, pero es con su hijo Don Juan Manuel con quien desde 1298 el señorío de Villena adquiere gran poder gracias a su apoyo al rey. En estos momentos el marquesado tiene cuatro núcleos importantes: Alarcón, Chinchilla, Villena y Garcimuñoz, desde los cuales lanzará ofensivas a la corona. Alfonso XI consigue romper las alianzas con Aragón y ataca el señorío desde Cuenca y Murcia. Don Juan Manuel (se reconcilia con el rey pero poco después vuelve a pactar con Aragón, donde finalmente tiene que exiliarse tras una nueva derrota del rey.
En 1348 muere Don Juan Manuel y le sucede su hijo Don Fernando que también fallece a los pocos años y lo mismo ocurrirá con su hija Doña Blanca, que hereda el señorío siendo una niña bajo la tutela del caballero Don Iñigo López de Orozco. Doña Blanca, que era la esposa de Enrique de Trastámara, no llega a gobernar

CASTILLO VIEJO


directamente y además muere muy pronto, en 1360, desapareciendo con ella los herederos del señorío y éste pasa a ser nuevamente propiedad de la Corona. En 1386 tuvo lugar la constitución de la Hermandad del marquesado de Villena. Alfonso de Aragón sería el primer Marqués de Villena, una vez designado ese rango de señorío.
El Marquesado de Villena, llegó a pertenecer al Rey Juan I de Navarra, quien comprometió en matrimonio a su hija Blanca con Enrique IV de Castilla, incluyendo en la dote matrimonial el Marquesado de Villena.

LA TORRECILLA RESIDENCIA DE LOS VILLENA


La parte santiaguista o Hinojosos de la Orden, desde el 4 de marzo de 1353 formó parte del Común de la Mancha junto con Villamayor, la Puebla de Don Fadrique, Quintanar, Villanueva de Alcardete, Miguel Esteban, Campo de Criptana, Pedro Muñoz, Mota del Cuervo, Santa María de los Llanos, Socuéllamos y Tomelloso, y las tierras hasta Guadiana, gracias al infante D. Fadrique que como Maestre de La Orden de Santiago, otorga el Privilegio del Común de la Mancha, garantizando en dicho documento a una serie de prebendas y exenciones a todas las poblaciones arriba mencionadas, todas ellas situadas entre los ríos Cigüela y Guadiana.

Desde el siglo XIV el Hinojoso de la Orden perteneció a la provincia llamada de la Mancha y no a la de Cuenca.
No es hasta las reformas liberales de 1833, reinando de Isabel II esta tenía 3 años de edad, por lo que ostentaba la Regencia María Cristina, su madre, cuando pasa a formar parte de la provincia conquense.
A continuación transcribo literalmente la referencia a nuestro pueblo o pueblos según el:
Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal, en su tomo IV, editado en el año 1.826 y escrito por el Doctor Don Sebastián de Miñano, individuo de la Real Academia de la Historia, y de la Sociedad de Geografía de París editado en el año 1.826 con el real permiso en Madrid: Imprenta de Pieperat-Peralta, plazuela del cordón n, 1., ( transcripción de su portada).

CASA TIPICA MANCHEGA


Página 464
HINOJOSO DEL ORDEN, V. Ord. de España, provincia de la Mancha, partido de Villanueva de los Infantes, priorato de Uclés, A. O., 400 vecinos, 1.758 habitantes, 1 parroquia, 1 pósito. Sit. en una llanura y una sola calle la separa del pueblo de Hinojosos del Marquesado, siendo un pozo divisorio. Produce granos, aceite, vino, azafrán y anís. Dist. 18 leguas de la capital, 17 de la cabeza de part., 20 de Madrid, 5 de Alcazar de San Juan, 52 de Granada. Contr. 9003 rs. 4 mrs.
HINOJOSOS DEL MARQUESADO, L. S. de España, provincia y obispado de Cuenca, partido de San Clemente. A. P. 272 vecinos, 1.347 habitantes, 1 parroquia, 1 pósito. Esta población está separada de Hinojosos de la Orden por una sola calle y un pozo que hay entre las dos: ambas en terreno llano que produce granos, vino y aceite. Dist. 6 leguas de la cabeza de part., en cuyo intermedio se hallan Monreal y Belmonte. Contribuye 6,321 reales 11 maravedis. Derechos enagenados (sic) 1.792 rs. 17 mrs.

En la actualidad es un solo pueblo, con un solo ayuntamiento, resultado de la unión de los dos pueblos separados caprichosamente por los señores feudales.
BIBLIOGRAFIA:
FRAILE IZQUIERDO, Cesáreo. “Mis Recuerdos” Ed.H.de H. 1941.
RUBIO MOYA, José María. “Crónicas de un pueblo”. Los Hinojosos, 2002.

SITUACION E HISTORIA DE LOS HINOJOSOS

diciembre 20, 2008


SITUACIÓN:
Situado en plena Mancha Alta, en lo que antes era del Priorato de Ucles, que se extendía hasta el Guadiana, cerca del antiguo camino de Andalucía a Cataluña cuya ruta más próxima va desde Campo de Criptana, El Toboso, Los Hinojosos, Hontanaya, etc., por lo que no se descarta sea: “El lugar de La Mancha…… “, del que Cervantes no quiso acordarse. Lo que nadie pondrá en duda es que se encuentra en plena ruta del Quijote, y que todos los hinojoseños nos sentimos orgullos y amantes de nuestros ancestros.
Su término municipal tiene una superficie de 113,95 km2., una población de 1.076 habitantes.

VISTA PANORAMICA DE LOS HINOJOSOS


Dista de su capital Cuenca 96 km. y 130 de Madrid.
Su ayuntamiento es de reciente construcción, sobre lo que era una antigua ermita.
HISTORIA:
El origen de Los Hinojosos se inicia con los iberos y celtíberos, ya que se han hallado vestigios de sus utensilios y construcciones, ejemplo de estas es el Templo Fálico de piedra conservado en unas condiciones óptimas en lo que hoy llamamos el Santo de la Hontanillasus, aunque su fundación documentada, se inicia con la tribu de los Olcades, indómitos guerreros, que contribuyeron a la derrota de Viriato(180 a. C. a 139 a. C.), aunque la información de estos primeros pueblos es escasa, casi se limita a la referencia de la amistad con el famoso general cartaginés Aníbal y a la derrota del lusitano Viriato. Grupo mas numeroso y que habitó nuestras tierras fueron los carpetanos que ocuparon las tierras comprendidas entre la cuenca del Tajo y las cuencas de los ríos Cigüela y Záncara.

AYUNTAMIENTO


Nuestra zona fue conquistada, posteriormente por los romanos de quienes se han encontrado numerosos restos de mosaicos y ánforas en “La Covatilla”.
Con la invasión árabe, se transforma a la vez en asentamientos árabes y en tierras de paso de alternativas conquistas entre musulmanes y cristianos.
En la historia de nuestro pueblo, tienen vital importancia dos hechos principales, por un lado la Creación de las órdenes militares y por otro la aparición del señorío de Villena.

IGLESIA DEL MARQUESADO


La Orden de Santiago fue una orden religiosa y militar creada en el siglo XII en el Reino de León. Entre 1157 y 1230, la dinastía real se dividió en dos ramas opuestas, por lo que la rivalidad tiende a oscurecer los inicios de la Orden. Dos ciudades lucharon por obtener el honor de ser la sede de la Orden, León, en el reino de ese nombre, y Uclés en el antiguo reino de Castilla, siendo esta última ciudad la que ostentó la sede principal de la Orden de Santiago, por donación de Alfonso VIII.
El Rey, descontento de la actuación de los caballeros de San Juan, que administraban desde 1163 el castillo de Uclés, entregó dicho castillo a los de Santiago, para que defendiesen la comarca de los ataques musulmanes.
El acto tuvo lugar, con toda solemnidad, en Arévalo, el 9 de enero de 1174. En presencia de los magnates del reino, prelados y nobles, Alfonso VIII, en unión con su esposa Leonor de Inglaterra, entregaba el castillo y la villa de Uclés, con todas sus tierras, viñas, prados, pastizales, arroyos, molinos, pesquerías, portazgos, entradas y salidas, a don Pedro Fernández, maestre de Santiago.

IGLESIA DE LA ORDEN


La fortaleza de Uclés, está bajo el poder cristiano, mientras la de Alarcón, está bajo poder musulmán, lo que nos conduce a pensar sin temor a equivocarnos, que las pequeñas aldeas y lugares situados entre estos puntos fuertes queden a merced de los caprichos de la guerra, pasando de unas manos a otras, hasta que las tropas de los reinos cristianos peninsulares derrotan a las musulmanas en la batalla de Las Navas de Tolosa (Jaén) el año 1212, quedando sumamente debilitado el poderío musulmán en un amplio territorio.

TEMPLO FALICO PRERROMANICO


Una vez liberada de los musulmanes toda la zona manchega, se inicia la repoblación de aquellos lugares que han quedado prácticamente despoblados. en la repoblación de la Mancha tiene gran influencia el Infante Don Juan Manuel, nacido el año 1282, hijo del Infante Don Manuel hermano del rey Alfonso X El Sabio. Recibe Don Juan, por herencia de su padre, el Señorío de Villena y con él la tarea de su repoblación.
La influencia de las Ordenes Militares en el siglo XII y sucesivos, llevan a la extraña, paradójica y curiosa partición del pueblo de Los Hinojosos en dos.

MOLINO TIPICO MANCHEGO


La división de el Hinojoso, acaeció en el año 1.232, cuando el obispo de Cuenca, don Gonzalo, por mandato del rey de Castilla, Fernando III, procedió a cerrar la frontera entre los concejos de Uclés y Alarcón, desde la Sierra de Almenara hasta las Mesas Rubias. Don Gonzalo tomó como linea divisoria desde la Sierra de Almenara el camino que unía las poblaciones de Hontanaya hasta Las Mesas Rubias. Como este camino atravesaba el Hinojoso, esta población quedó divida en dos. A lo largo de la linea fronteriza, puso cuatro mojones principales, situados: el 1º en la peña del final de la sierra de Almenara o Jabalmeña, el 2º se colocó en la confluencia del camino de Guzquez con el camino fronterizo, el 3º en el pozo existente en el centro del pueblo de Hinojoso y el 4º en el pozo de la Puebla del Aljibe. El Señor Obispo dispuso que al recorrer la linea divisoria de norte a Sur lo que quedase a la derecha pertenecería al Priorato de Uclés y lo de la izquierda al Concejo de Alarcón. La línea fronteriza coincidía exactamente por el centro del pozo señalizándose con una piedra alargada, dirección norte sur, que dividia la boca del pozo en dos, para su utilización por el lado derecho por los habitantes de Hinojoso de la Orden y por la parte izquierda por los habitantes del Hinojoso del Marquesado, de igual manera que quedó dividido El Hinojoso en dos poblaciones. Todo lo que queda a la izquierda de la divisoria caminando hacia el sur, pertenecería al Concejo de Alarcón de ahí el nombre de Hinojoso del Marquesado (Señorío de Villena) y todo lo de la derecha al Priorato de Uclés perteneciente a la Orden de Santiago, llamándose Hinojoso de la Orden.
Hinojoso del Marquesado siguió perteneciendo al Concejo de Alarcón.

FALO DE PIEDRA


Hinojoso del Marquesado, sufre los avatares que estuvieron ligados al concejo de Alarcón y señorío de Villena.
Sancho IV, sobrino de Don Manuel amplía el territorio, pero es con su hijo Don Juan Manuel con quien desde 1298 el señorío de Villena adquiere gran poder gracias a su apoyo al rey. En estos momentos el marquesado tiene cuatro núcleos importantes: Alarcón, Chinchilla, Villena y Garcimuñoz, desde los cuales lanzará ofensivas a la corona. Alfonso XI consigue romper las alianzas con Aragón y ataca el señorío desde Cuenca y Murcia. Don Juan Manuel (se reconcilia con el rey pero poco después vuelve a pactar con Aragón, donde finalmente tiene que exiliarse tras una nueva derrota del rey.
En 1348 muere Don Juan Manuel y le sucede su hijo Don Fernando que también fallece a los pocos años y lo mismo ocurrirá con su hija Doña Blanca, que hereda el señorío siendo una niña bajo la tutela del caballero Don Iñigo López de Orozco. Doña Blanca, que era la esposa de Enrique de Trastámara, no llega a gobernar

CASTILLO VIEJO


directamente y además muere muy pronto, en 1360, desapareciendo con ella los herederos del señorío y éste pasa a ser nuevamente propiedad de la Corona. En 1386 tuvo lugar la constitución de la Hermandad del marquesado de Villena. Alfonso de Aragón sería el primer Marqués de Villena, una vez designado ese rango de señorío.
El Marquesado de Villena, llegó a pertenecer al Rey Juan I de Navarra, quien comprometió en matrimonio a su hija Blanca con Enrique IV de Castilla, incluyendo en la dote matrimonial el Marquesado de Villena.

LA TORRECILLA RESIDENCIA DE LOS VILLENA


La parte santiaguista o Hinojosos de la Orden, desde el 4 de marzo de 1353 formó parte del Común de la Mancha junto con Villamayor, la Puebla de Don Fadrique, Quintanar, Villanueva de Alcardete, Miguel Esteban, Campo de Criptana, Pedro Muñoz, Mota del Cuervo, Santa María de los Llanos, Socuéllamos y Tomelloso, y las tierras hasta Guadiana, gracias al infante D. Fadrique que como Maestre de La Orden de Santiago, otorga el Privilegio del Común de la Mancha, garantizando en dicho documento a una serie de prebendas y exenciones a todas las poblaciones arriba mencionadas, todas ellas situadas entre los ríos Cigüela y Guadiana.

Desde el siglo XIV el Hinojoso de la Orden perteneció a la provincia llamada de la Mancha y no a la de Cuenca.
No es hasta las reformas liberales de 1833, reinando de Isabel II esta tenía 3 años de edad, por lo que ostentaba la Regencia María Cristina, su madre, cuando pasa a formar parte de la provincia conquense.
A continuación transcribo literalmente la referencia a nuestro pueblo o pueblos según el:
Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal, en su tomo IV, editado en el año 1.826 y escrito por el Doctor Don Sebastián de Miñano, individuo de la Real Academia de la Historia, y de la Sociedad de Geografía de París editado en el año 1.826 con el real permiso en Madrid: Imprenta de Pieperat-Peralta, plazuela del cordón n, 1., ( transcripción de su portada).

CASA TIPICA MANCHEGA


Página 464
HINOJOSO DEL ORDEN, V. Ord. de España, provincia de la Mancha, partido de Villanueva de los Infantes, priorato de Uclés, A. O., 400 vecinos, 1.758 habitantes, 1 parroquia, 1 pósito. Sit. en una llanura y una sola calle la separa del pueblo de Hinojosos del Marquesado, siendo un pozo divisorio. Produce granos, aceite, vino, azafrán y anís. Dist. 18 leguas de la capital, 17 de la cabeza de part., 20 de Madrid, 5 de Alcazar de San Juan, 52 de Granada. Contr. 9003 rs. 4 mrs.
HINOJOSOS DEL MARQUESADO, L. S. de España, provincia y obispado de Cuenca, partido de San Clemente. A. P. 272 vecinos, 1.347 habitantes, 1 parroquia, 1 pósito. Esta población está separada de Hinojosos de la Orden por una sola calle y un pozo que hay entre las dos: ambas en terreno llano que produce granos, vino y aceite. Dist. 6 leguas de la cabeza de part., en cuyo intermedio se hallan Monreal y Belmonte. Contribuye 6,321 reales 11 maravedis. Derechos enagenados (sic) 1.792 rs. 17 mrs.

En la actualidad es un solo pueblo, con un solo ayuntamiento, resultado de la unión de los dos pueblos separados caprichosamente por los señores feudales.
BIBLIOGRAFIA:
FRAILE IZQUIERDO, Cesáreo. “Mis Recuerdos” Ed.H.de H. 1941.
RUBIO MOYA, José María. “Crónicas de un pueblo”. Los Hinojosos, 2002.

SITUACION E HISTORIA DE LOS HINOJOSOS

diciembre 20, 2008


SITUACIÓN:
Situado en plena Mancha Alta, en lo que antes era del Priorato de Ucles, que se extendía hasta el Guadiana, cerca del antiguo camino de Andalucía a Cataluña cuya ruta más próxima va desde Campo de Criptana, El Toboso, Los Hinojosos, Hontanaya, etc., por lo que no se descarta sea: “El lugar de La Mancha…… “, del que Cervantes no quiso acordarse. Lo que nadie pondrá en duda es que se encuentra en plena ruta del Quijote, y que todos los hinojoseños nos sentimos orgullos y amantes de nuestros ancestros.
Su término municipal tiene una superficie de 113,95 km2., una población de 1.076 habitantes.

VISTA PANORAMICA DE LOS HINOJOSOS


Dista de su capital Cuenca 96 km. y 130 de Madrid.
Su ayuntamiento es de reciente construcción, sobre lo que era una antigua ermita.
HISTORIA:
El origen de Los Hinojosos se inicia con los iberos y celtíberos, ya que se han hallado vestigios de sus utensilios y construcciones, ejemplo de estas es el Templo Fálico de piedra conservado en unas condiciones óptimas en lo que hoy llamamos el Santo de la Hontanillasus, aunque su fundación documentada, se inicia con la tribu de los Olcades, indómitos guerreros, que contribuyeron a la derrota de Viriato(180 a. C. a 139 a. C.), aunque la información de estos primeros pueblos es escasa, casi se limita a la referencia de la amistad con el famoso general cartaginés Aníbal y a la derrota del lusitano Viriato. Grupo mas numeroso y que habitó nuestras tierras fueron los carpetanos que ocuparon las tierras comprendidas entre la cuenca del Tajo y las cuencas de los ríos Cigüela y Záncara.

AYUNTAMIENTO


Nuestra zona fue conquistada, posteriormente por los romanos de quienes se han encontrado numerosos restos de mosaicos y ánforas en “La Covatilla”.
Con la invasión árabe, se transforma a la vez en asentamientos árabes y en tierras de paso de alternativas conquistas entre musulmanes y cristianos.
En la historia de nuestro pueblo, tienen vital importancia dos hechos principales, por un lado la Creación de las órdenes militares y por otro la aparición del señorío de Villena.

IGLESIA DEL MARQUESADO


La Orden de Santiago fue una orden religiosa y militar creada en el siglo XII en el Reino de León. Entre 1157 y 1230, la dinastía real se dividió en dos ramas opuestas, por lo que la rivalidad tiende a oscurecer los inicios de la Orden. Dos ciudades lucharon por obtener el honor de ser la sede de la Orden, León, en el reino de ese nombre, y Uclés en el antiguo reino de Castilla, siendo esta última ciudad la que ostentó la sede principal de la Orden de Santiago, por donación de Alfonso VIII.
El Rey, descontento de la actuación de los caballeros de San Juan, que administraban desde 1163 el castillo de Uclés, entregó dicho castillo a los de Santiago, para que defendiesen la comarca de los ataques musulmanes.
El acto tuvo lugar, con toda solemnidad, en Arévalo, el 9 de enero de 1174. En presencia de los magnates del reino, prelados y nobles, Alfonso VIII, en unión con su esposa Leonor de Inglaterra, entregaba el castillo y la villa de Uclés, con todas sus tierras, viñas, prados, pastizales, arroyos, molinos, pesquerías, portazgos, entradas y salidas, a don Pedro Fernández, maestre de Santiago.

IGLESIA DE LA ORDEN


La fortaleza de Uclés, está bajo el poder cristiano, mientras la de Alarcón, está bajo poder musulmán, lo que nos conduce a pensar sin temor a equivocarnos, que las pequeñas aldeas y lugares situados entre estos puntos fuertes queden a merced de los caprichos de la guerra, pasando de unas manos a otras, hasta que las tropas de los reinos cristianos peninsulares derrotan a las musulmanas en la batalla de Las Navas de Tolosa (Jaén) el año 1212, quedando sumamente debilitado el poderío musulmán en un amplio territorio.

TEMPLO FALICO PRERROMANICO


Una vez liberada de los musulmanes toda la zona manchega, se inicia la repoblación de aquellos lugares que han quedado prácticamente despoblados. en la repoblación de la Mancha tiene gran influencia el Infante Don Juan Manuel, nacido el año 1282, hijo del Infante Don Manuel hermano del rey Alfonso X El Sabio. Recibe Don Juan, por herencia de su padre, el Señorío de Villena y con él la tarea de su repoblación.
La influencia de las Ordenes Militares en el siglo XII y sucesivos, llevan a la extraña, paradójica y curiosa partición del pueblo de Los Hinojosos en dos.

MOLINO TIPICO MANCHEGO


La división de el Hinojoso, acaeció en el año 1.232, cuando el obispo de Cuenca, don Gonzalo, por mandato del rey de Castilla, Fernando III, procedió a cerrar la frontera entre los concejos de Uclés y Alarcón, desde la Sierra de Almenara hasta las Mesas Rubias. Don Gonzalo tomó como linea divisoria desde la Sierra de Almenara el camino que unía las poblaciones de Hontanaya hasta Las Mesas Rubias. Como este camino atravesaba el Hinojoso, esta población quedó divida en dos. A lo largo de la linea fronteriza, puso cuatro mojones principales, situados: el 1º en la peña del final de la sierra de Almenara o Jabalmeña, el 2º se colocó en la confluencia del camino de Guzquez con el camino fronterizo, el 3º en el pozo existente en el centro del pueblo de Hinojoso y el 4º en el pozo de la Puebla del Aljibe. El Señor Obispo dispuso que al recorrer la linea divisoria de norte a Sur lo que quedase a la derecha pertenecería al Priorato de Uclés y lo de la izquierda al Concejo de Alarcón. La línea fronteriza coincidía exactamente por el centro del pozo señalizándose con una piedra alargada, dirección norte sur, que dividia la boca del pozo en dos, para su utilización por el lado derecho por los habitantes de Hinojoso de la Orden y por la parte izquierda por los habitantes del Hinojoso del Marquesado, de igual manera que quedó dividido El Hinojoso en dos poblaciones. Todo lo que queda a la izquierda de la divisoria caminando hacia el sur, pertenecería al Concejo de Alarcón de ahí el nombre de Hinojoso del Marquesado (Señorío de Villena) y todo lo de la derecha al Priorato de Uclés perteneciente a la Orden de Santiago, llamándose Hinojoso de la Orden.
Hinojoso del Marquesado siguió perteneciendo al Concejo de Alarcón.

FALO DE PIEDRA


Hinojoso del Marquesado, sufre los avatares que estuvieron ligados al concejo de Alarcón y señorío de Villena.
Sancho IV, sobrino de Don Manuel amplía el territorio, pero es con su hijo Don Juan Manuel con quien desde 1298 el señorío de Villena adquiere gran poder gracias a su apoyo al rey. En estos momentos el marquesado tiene cuatro núcleos importantes: Alarcón, Chinchilla, Villena y Garcimuñoz, desde los cuales lanzará ofensivas a la corona. Alfonso XI consigue romper las alianzas con Aragón y ataca el señorío desde Cuenca y Murcia. Don Juan Manuel (se reconcilia con el rey pero poco después vuelve a pactar con Aragón, donde finalmente tiene que exiliarse tras una nueva derrota del rey.
En 1348 muere Don Juan Manuel y le sucede su hijo Don Fernando que también fallece a los pocos años y lo mismo ocurrirá con su hija Doña Blanca, que hereda el señorío siendo una niña bajo la tutela del caballero Don Iñigo López de Orozco. Doña Blanca, que era la esposa de Enrique de Trastámara, no llega a gobernar

CASTILLO VIEJO


directamente y además muere muy pronto, en 1360, desapareciendo con ella los herederos del señorío y éste pasa a ser nuevamente propiedad de la Corona. En 1386 tuvo lugar la constitución de la Hermandad del marquesado de Villena. Alfonso de Aragón sería el primer Marqués de Villena, una vez designado ese rango de señorío.
El Marquesado de Villena, llegó a pertenecer al Rey Juan I de Navarra, quien comprometió en matrimonio a su hija Blanca con Enrique IV de Castilla, incluyendo en la dote matrimonial el Marquesado de Villena.

LA TORRECILLA RESIDENCIA DE LOS VILLENA


La parte santiaguista o Hinojosos de la Orden, desde el 4 de marzo de 1353 formó parte del Común de la Mancha junto con Villamayor, la Puebla de Don Fadrique, Quintanar, Villanueva de Alcardete, Miguel Esteban, Campo de Criptana, Pedro Muñoz, Mota del Cuervo, Santa María de los Llanos, Socuéllamos y Tomelloso, y las tierras hasta Guadiana, gracias al infante D. Fadrique que como Maestre de La Orden de Santiago, otorga el Privilegio del Común de la Mancha, garantizando en dicho documento a una serie de prebendas y exenciones a todas las poblaciones arriba mencionadas, todas ellas situadas entre los ríos Cigüela y Guadiana.

Desde el siglo XIV el Hinojoso de la Orden perteneció a la provincia llamada de la Mancha y no a la de Cuenca.
No es hasta las reformas liberales de 1833, reinando de Isabel II esta tenía 3 años de edad, por lo que ostentaba la Regencia María Cristina, su madre, cuando pasa a formar parte de la provincia conquense.
A continuación transcribo literalmente la referencia a nuestro pueblo o pueblos según el:
Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal, en su tomo IV, editado en el año 1.826 y escrito por el Doctor Don Sebastián de Miñano, individuo de la Real Academia de la Historia, y de la Sociedad de Geografía de París editado en el año 1.826 con el real permiso en Madrid: Imprenta de Pieperat-Peralta, plazuela del cordón n, 1., ( transcripción de su portada).

CASA TIPICA MANCHEGA


Página 464
HINOJOSO DEL ORDEN, V. Ord. de España, provincia de la Mancha, partido de Villanueva de los Infantes, priorato de Uclés, A. O., 400 vecinos, 1.758 habitantes, 1 parroquia, 1 pósito. Sit. en una llanura y una sola calle la separa del pueblo de Hinojosos del Marquesado, siendo un pozo divisorio. Produce granos, aceite, vino, azafrán y anís. Dist. 18 leguas de la capital, 17 de la cabeza de part., 20 de Madrid, 5 de Alcazar de San Juan, 52 de Granada. Contr. 9003 rs. 4 mrs.
HINOJOSOS DEL MARQUESADO, L. S. de España, provincia y obispado de Cuenca, partido de San Clemente. A. P. 272 vecinos, 1.347 habitantes, 1 parroquia, 1 pósito. Esta población está separada de Hinojosos de la Orden por una sola calle y un pozo que hay entre las dos: ambas en terreno llano que produce granos, vino y aceite. Dist. 6 leguas de la cabeza de part., en cuyo intermedio se hallan Monreal y Belmonte. Contribuye 6,321 reales 11 maravedis. Derechos enagenados (sic) 1.792 rs. 17 mrs.

En la actualidad es un solo pueblo, con un solo ayuntamiento, resultado de la unión de los dos pueblos separados caprichosamente por los señores feudales.
BIBLIOGRAFIA:
FRAILE IZQUIERDO, Cesáreo. “Mis Recuerdos” Ed.H.de H. 1941.
RUBIO MOYA, José María. “Crónicas de un pueblo”. Los Hinojosos, 2002.