Archive for the ‘médico’ Category

FALSOS MITOS MEDICOS

noviembre 12, 2009

Tal vez no hace mucho tiempo se tragó un chicle y piensa que puede que esté pegado en alguna pared de su estómago. A lo mejor también cree que sólo utiliza un 10% de su cerebro y que el 90% restante lo tiene dormido. O no come por la noche porque le han dicho que engorda más; incluso se niega a levantar mucho peso por si le provoca una hernia. ¿Serán verdad, o simplemente son creencias que han pasado de generación en generación? Un grupo de pediatras británicos se han cansado de escuchar demasiados mitos médicos y han destapado ocho creencias que son mentira -o verdades a medias- y sólo existen en la cabeza de ya demasiada gente.

No se ha encontrado evidencia científica que avale que sólo utilizamos un 10% de nuestro cerebro. No existe ninguna área del cerebro inactiva. Como sucede con los músculos, utilizamos las regiones del cerebro según la actividad que se desempeñe. Cuanta mayor complejidad, mayor uso. Nunca se utiliza el 100% del cerebro simultáneamente. De hecho, sólo en grandes ataques epilépticos puede llegar a utilizarse toda la capacidad del cerebro al unísono. Tal vez este bulo se tejió cuando se afirmó que se utiliza el 10% del cerebro de forma consciente, mientras que el 90% restante se hace inconscientemente.

La mítica regla de que se puede comer algo que se ha caído al suelo si no han transcurrido cinco segundos también se desmonta. Hay bacterias que tienen una capacidad de adhesión a los alimentos en pocos segundos. La salmonella, por ejemplo, sobrevive en la madera o alfombras durante semanas, y siente especial admiración por subirse a un alimento que cae al suelo en pocos segundos. Depende del tipo de alimento, de la bacteria y del suelo. Pero los microbiólogos afirman que al 99% de estas bacterias les bastan cinco segundos, sobre todo si el alimento es un trozo de carne y el suelo, un azulejo.

No crecen las uñas y el pelo una vez muerto. La idea surgió de una ilusión óptica. Al morir, el cuerpo se deshidrata, la piel se seca y es como si encogiera. Por eso parece que el pelo y las uñas crecen, pero es falso. Físicamente es imposible: en el hipotético caso de que pudiera producirse este crecimiento, requiere la actividad de un conjunto de hormonas que, al morir la persona, mueren junto a ella.

Hay supuestos que reiteran que el color de la orina indica la hidratación de la persona. “La orina tiene que ser clara. Si es oscura, significa que no bebemos todo el agua que deberíamos tomar”. En este caso, los invetigadores dicen que es una verdad a medias. Sí es cierto que una orina con más color es un síntoma de deshidratación, pero no tiene por qué ser así. Puede ser también por el proceso de ósmosis: a mayor cantidad de sustancia a disolver en una cantidad de orina, es entendible que presente un color más fuerte.

No se asuste si convive con un sonámbulo y se levanta por la noche. En ningún caso existe el riesgo de que le dé un ataque al corazón o sufra un daño cerebral si lo despierta. Se recomienda no hacerlo simplemente para no confundir ni asustar al propio afectado. Por nada más.

Otra de las creencias que seguro le habrán advertido alguna vez es tener cuidado con los chicles que, si se tragan, pueden quedarse pegado durante años en el estómago. Tal vez este mito nació –es totalmente falso- para evitar que todos los chicles terminasen en el estómago de todos los niños. No se preocupe: el estómago está lo suficientemente preparado como para enfrentarse sin ningún problema a estos ‘contratiempos’.

Es imposible y falso que los hombres piensen en sexo cada siete segundos. Si un hombre permanece despierto 15 horas al día, pensaría más de 7.700 veces al día en el tema. No cuadran las horas en el reloj, aunque no falten ganas. Sí es cierto que piensan más que las mujeres, aunque la diferencia va menguando conforme pasan los años. Un estudio refleja que un 54% reconoce pensar en ello una o varias veces cada 24 horas frente al 19% de mujeres.

Quizá la más extendida y popular de las creencias es que el tamaño de los pies se asemeja al tamaño del órgano sexual masculino. No se lo crea. La ciencia creó este mito al contar que los genes Hox, implicados en el desarrollo embrionario, inciden tanto en el crecimiento de los dedos de las manos y pies como en el desarrollo del pene. De ahí surgió la relación entre los tamaños de las distintas partes del cuerpo. Pero no tiene nada que ver: unos pies grandes no necesariamente suponen un mismo tamaño en otras partes.

Anuncios

A NUESTROS AMIGOS MEXICANOS

octubre 7, 2009

Los vecinos de este pueblo de Los Hinojosos, al que pertenece este blog, nos sentimos muy orgullosos de que un antepasado, natural de este pequeño pueblo manchego, humilde, modesto, y a la vez sabio médico, Alonso López, contribuyese y desarrollase sus conicimientos en México, tal como relata Césareo Fraile Izquierdo en la sucinta biografía que a continuación transcribimos:
Alonso López de Hinojosos (Los Hinojosos, Cuenca, 1535 – México, 1597), médico español que ejerciera su profesión en el México colonial.

Aunque no se tiene constancia de quienes fueron sus padres, si está comprobado que era una familia humilde. Según algunos autores, estudió medicina en España, y según otros, fue un hombre modesto, sin estudios académicos, que debió su triunfo a su sentido común, entrega, abnegación y práctica.

Se trasladó a México en 1567, ingresando en el Hospital de San José de los Naturales donde durante 14 años ejerció la profesión de médico, trabajando con Francisco Hernández. Escribió “Summa y recopilación de Cirugía con un arte para sangrar muy útil y provechosa”, cuya primera edición esta fechada en el año 1578, y una segunda en 1595. Se le considera como el primer tratado de cirugía publicado en el continente americano.

La obra, que contiene interesantes descripciones y detalles sobre la difusión de la medicina tradicional europea y la indígena mexicana, además proporciona remedios singulares para las enfermedades, purgas, remedios simples y compuestos, y medicinas. Entre las aportaciones, las más destacadas son las que hacen referencia al “Mal de bubas” (sífilis), y las espondiloartropatías (grupo de enfermedades reumáticas).

Contemporáneo a la publicación de este libro, fue la edición de varios tratados de medicina, por diferentes autores, dando un gran un impulso a la difusión y conocimientos habidos sobre la materia en la Nueva España.

La primera gran transformación de la medicina, ocurre en el momento en el que se abandona la idea del origen sobrenatural de la enfermedad y se acepta que se trata de un suceso natural. La teoría galénica de los cuatro humores prevalece durante 14 siglos. Estos humores según los relata López de Hinojosos son Sangre, Cólera, Flema y Melancolía, dependiendo del equilibrio de los mismos, la salud y el carácter de los individuos. Esta teoría se mantuvo en boga hasta el siglo XVII.

La obra, aunque anticipa conceptos renacentistas, conserva el criterio medieval de regirse por la lógica escolástica. Representa, asimismo, la fusión de conocimientos europeos e indígenas, y mientras algunos investigadores la podrían considerar un primer formulario medieval de recetas, para otros constituye la primera farmacopea de las Indias. Concebida como un tratado de difusión médica, por lo que fue escrita en un lenguaje accesible. En ella se incorpora una buena colección de plantas nativas disponibles en cualquier parte de la Nueva España, lo que le valió el gran éxito que tuvo en su tiempo.

Las dos ediciones de la obra de López de Hinojosos son el compendio del vasto conocimiento médico de su autor y un reflejo del ejercicio médico de su tiempo, siendo considerada como el primer tratado de ginecología y obstetricia publicado en América.

En 1585 ingresó a la Compañía de Jesús en cuyo Colegio Máximo sirvió como portero y coadjutor.

Alonso López de Hinojosos, considerado el primer cirujano de la Nueva España, falleció en México en 1597.
Fuente: “Mis Recuerdos” Ed.H.de H. 1941 Cesáreo Fraile Izquierdo.

NOTA: No todos los personajes que en su día fueron a Latinoamérica, fueron en plan de conquista, tambien los hubo que desarrollaron actividades humanitarias. Os agradeceríamos, que si conoceis una biografía de este personaje más extensa, nos la hicieseis llegar, par publicarla en este blog.

LO QUE LOS OJOS NO VEN

septiembre 15, 2009

España debe poner fin a la práctica de la detención en régimen de incomunicación, que viola los derechos de las personas privadas de su libertad, ha manifestado Amnistía Internacional en un informe publicado hoy.
“Es inadmisible que en la España actual una persona detenida por cualquier razón desaparezca durante días, como tragada por un agujero negro –ha manifestado Nicola Duckworth, directora del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional–.

Esta falta de transparencia puede utilizarse para ocultar violaciones de derechos humanos.” En el informe España: Salir de las sombras. Es hora de poner fin a la detención en régimen de incomunicación, Amnistía Internacional ilustra cómo España mantiene uno de los regímenes de detención más estrictos de Europa, con el que incumple las obligaciones que ha contraído en virtud del derecho internacional de los derechos humanos.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal de España permite mantener a una persona recluida en régimen de incomunicación hasta 5 días en todos los casos y hasta 13 si es sospechosa de delitos de terrorismo. Este periodo de 13 días se compone de una fase de hasta 5 días de incomunicación bajo custodia policial, que puede prorrogarse otros cinco días de incomunicación en prisión provisional. Además, en cualquier momento de la instrucción el juez puede imponer tres días más de detención en régimen de incomunicación.

“Durante su detención en régimen de incomunicación, la persona no puede hablar con un abogado ni con un médico de su elección –ha añadido Nicola Duckworth–.

Su familia vive con la angustia de no saber lo que le ha ocurrido, y muchas personas detenidas en régimen de incomunicación afirman haber sido sometidas a tortura o malos tratos, aunque raras veces se investigan tales denuncias.”

“La detención en régimen de incomunicación niega a la persona sometida a ella el derecho a un juicio justo. Tal régimen puede constituir en sí mismo trato cruel, inhumano o degradante. No se ajusta a las normas internacionales de derechos humanos.”

Diversas organizaciones internacionales han expresado reiteradamente su preocupación por el riesgo de tortura y otros malos tratos que entraña la detención en régimen de incomunicación. Tal fue lo ocurrido en el caso de Mohamed Mrabet Farsi, detenido por cargos de terrorismo el 10 de enero de 2006 en su casa, cerca de la ciudad de Barcelona. Durante su detención en régimen de incomunicación no pudo llamar a su abogado.

Según ha contado a Amnistía Internacional, fue torturado y maltratado, pero tanto el médico que lo examinó como el juez de instrucción hicieron caso omiso de sus quejas. El gobierno español ha justificado el uso de la detención en régimen de incomunicación aduciendo razones de seguridad nacional y pública. “La detención en régimen de incomunicación deber relegarse al pasado –ha señalado Nicola Duckworth–.

Ningún otro país de la Unión Europea conserva un régimen de detención con restricciones tan severas de los derechos de la persona detenida.”

Amnistía Internacional insta a las autoridades españolas a:

•Abolir la legislación que hace posible la detención en régimen de incomunicación.
•Permitir a toda persona detenida hablar con un abogado confidencialmente y sin que se hallen presentes agentes de policía.
•Permitir a toda persona detenida contar con un abogado de su elección, que esté presente durante su interrogatorio.
•Permitir que toda persona detenida sea examinada por un médico de su elección.
•Permitir a toda persona detenida comunicar a su familia su detención y el lugar donde se encuentra.
•Hacer obligatorio en todos los casos el uso de sistemas de grabación de vídeo y audio en los lugares donde pueda haber detenidos, excepto si con ello se puede violar su derecho a consultar en privado con su abogado o su médico.
•Realizar con prontitud investigaciones exhaustivas e imparciales sobre todas las denuncias de tortura y otros malos tratos formuladas por personas detenidas.