Archive for the ‘promesas’ Category

Mariano Rajoy, hace apenas siete meses…

agosto 7, 2012

Hay gente a la que ya es imposible pedirle ningún esfuerzo. Nosotros podíamos no haber subido las pensiones o incluso bajarlas o podíamos haber reducido las aportaciones a las personas que están desempleadas o podíamos haber subido el IVA. Lo que pasa es que, claro, la subida del IVA, aparte de que iba a suponer una subida de los precios, afectaba a todos por igual. Un café paga el mismo IVA lo tome una persona con una renta que otra persona con una renta infinitamente superior. (…) No está en nuestras previsiones subir el impuesto sobre el valor añadido. No habrá un banco malo en España, y estableceremos un procedimiento que no sea gravoso para el contribuyente. En el primer semestre de este año, haremos una norma para ayudar a las pymes, a los emprendedores -que dan trabajo al 80% de las personas que trabajan en nuestro país-, a que las cosas les sean mas fáciles. Ahí sí vamos a hacer algunas cosas desde el punto de vista fiscal para ayudarles a que creen empleo y generen bienestar y riqueza. La economía es lo más importante y yo he querido dar una señal dentro de España y fuera de España de que aquí hay un presidente del Gobierno que va a dar la cara y no se va a esconder. Mariano Rajoy, 10 de enero de 2012, en su primera entrevista como presidente del Gobierno con Alex Grijelmo para la agencia EFE.

Anuncios

POR LA BOCA MUERE EL PEZ. LO QUE DECÍAN AYER:

julio 10, 2012

Las declaraciones de los dirigentes del Partido Popular contra la subida del IVA. Como veréis, algunas de ellas son de los últimos meses, siendo Mariano Rajoy Presidente del Gobierno. El PP recogía firmas en las calles contra la subida de este impuesto que hace unas horas Montoro acaba de confirmar.
La subida del IVA, según fuentes del PP, estará en vigor el día 20 de este mismo mes. Una vez más, la peor crítica al Gobierno son sus propias palabras: lo que decían ayer.




Hoja de Reclamaciones

abril 23, 2012

“No hay para pagar servicios públicos”, ha dicho el presidente Rajoy. Sí hay para mantener diputaciones inútiles y un Senado inoperante, traductores al gallego incluidos. No hay para educación. Sí hay para los más de 30.000 coches oficiales que circulan por España. No hay para la sanidad pública. Sí hay para los bancos que contribuyeron a crear la crisis. ¿Para ciencia? Lo sentimos, no hay. Sí hay para dar este año 128 millones en subvenciones a partidos políticos, sindicatos y patronal. No hay para atender centros de drogodependientes o asistir con dignidad a personas discapacitadas. No hay, no hay, no hay. Por no haber, no hay ni para reponer el papel higiénico en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid. Si no le importa, me utiliza la Hoja de Reclamaciones.

Que no hay es evidente. Que hay que recortar gastos también. El problema es por dónde empezar. Si no sería moralmente coherente que el ministro de turno renunciara al retrato oficial antes de pedirle al anciano que ayude a pagar sus recetas. Si no habría que deshacerse de los asesores enchufados por el partido antes de condenar al exilio a nuestros investigadores. Si tiene algún sentido reducir profesores en los colegios mientras se despilfarra en televisiones autonómicas, despachos palaciegos o el mayordomo de turno, siempre puntual con el café mañanero. Todos aceptaríamos los recortes de mejor gana si fueran acompañados de un mínimo de autoridad moral.
Pero no hay.
“No hay para servicios públicos”. Sí hay para 68.462 concejales, 8.116 alcaldes, 1.040 diputados provinciales, 157 consejeros de cabildos insulares, los presidentes autonómicos y vaya usted a saber cuántos asesores. No hay para arreglar el punto negro de la carretera comarcal donde todos los meses se mata algún conductor. Sí hay para comprar el último IPad a cada uno de nuestros diputados y para agasajarles con una interminable lista de privilegios desligados del cumplimiento de su deber. Porque los miembros del Congreso pueden no dar un palo al agua si no quieren -y algunos no quieren-, negarse a asistir a los debates o encerrarse en sus despachos a ver el fútbol mientras todo se desmorona. La sanción solo se contempla para el que no se presenta a votar o desobedece las órdenes del partido. Un botón, un sueldo.
No hay políticos preparados, gestores dispuestos a dar ejemplo o líderes que miren más allá de las próximas elecciones. Hay compadreo, mediocridad, servilismo ideológico y la determinación de que la carga del sacrificio recaiga en los que menos opciones tienen de defenderse. No hay interés en acabar con la corrupción, la duplicidad de funciones o las partidas del derroche que puedan afectar al tenderete político. Sí hay un acuerdo tácito de la clase política para mantener intacto el sistema que tan bien les ha tratado. Eso es lo que hay. Y si no le gusta, siempre puede pedir la Hoja de Reclamaciones. Aunque no se recomienda en el Centro Cultural Conde Duque.