Archive for the ‘rajoy’ Category

El Gobierno culmina su plan para iniciar el despido masivo de empleados públicos

agosto 8, 2012

Quien hace la ley hace la trampa. El Gobierno ya ha diseñado el método para iniciar el despido masivo de empleados públicos. Si la norma actual permitía los despidos tras tres trimestres de “insuficiencia presupuestaria”, la nueva lo hará si se reducen las transferencias que se hacen a comunidades y ayuntamientos o las asignaciones presupuestarias en organismos, entidades o empresas públicas. El Gobierno podrá así facilitar unilateralmente los despidos que tanto ansía para cuadrar sus cuentas La reforma laboral aprobada por el Gobierno del Partido Popular ya había facilitado esos despidos bajo el paraguas de la “insuficiencia presupuestaria” durante tres trimestres consecutivos para aligerar la plantilla de funcionarios. Con el nuevo reglamento de los ERE, ha fijado que sea suficiente para despedir una reducción en un 10% respecto al año anterior en las transferencias que se hacen a comunidades y ayuntamientos o las asignaciones presupuestarias en organismos, entidades o empresas públicas. En la medida de que el propio Gobierno es el que decide las cantidades asignadas a través de los Presupuestos Generales del Estado, el deseado adelgazamiento de la plantilla de empleados en administraciones y empresas públicas será un hecho consumado, a más tardar, cuando entren en vigor los próximos presupuestos. La causa establecida por el Ejecutivo de que baste la reducción en un 10% en el presupuesto a las comunidades, ayuntamientos o empresas públicas para que puedan efectuarse despidos masivos podría afectar a los 700.000 empleados contratados por las Administraciones, según el Ministerio de Administraciones Públicas y a los asalariados de empresas con más del 50% del capital público, cifrados en más 140.000 personas. La decisión del Gobierno de mejorar las cifras de déficit cargando la reducción sobre los asalariados y trabajadores públicos, al tiempo que renuncia a establecer nuevos impuesto sobre las rentas de capital o sobre las grandes fortunas, augura unos próximos meses de intensa conflictividad social. A la subida del IRPF y del IVA, el gobierno ya ha buscado en el bolsillo de funcionarios y empleados públicos con medidas como la supresión de su paga extra, la eliminación de los días de libre disposición, la reducción de créditos y permisos sindicales, la modificación del régimen retributivo del personal al servicio de las Administraciones durante la situación de incapacidad temporal y la congelación de oferta de empleo público. A todas estas medidas hay que añadir la reducción de las prestaciones por desempleo y el previsible fin, a partir del próximo día 15, del plan PREPARA, que dejará sin el mínimo ingreso de 420 euros a miles de trabajadores sin empleo, y que se entienden como medidas preventivas ante el evidente aumento del paro que la nueva norma sobre Expedientes de Regulación de Empleo supondrá cuando el Gobierno limite los presupuestos de administraciones y empresas públicas. El Gobierno, que se muestra absolutamente incapaz de generar crecimiento de la economía y un horizonte de creación de puestos de trabajo, opta así por reducir el gasto público, aunque ello suponga más paro y más pobreza generalizada en nuestro país. La derecha sólo parece entender de reducción del gasto. Del que ella gestiona, porque con las medidas que ha venido aprobando desde su llegada a La Moncloa, no ha hecho más que aumentar el de las familias, vía impuestos directos e indirectos y tasas, y sin que ello suponga aumento del consumo, lo que, indefectiblemente, llevará a nuestro país a ahondar en la crisis económica y en la recesión durante tiempo indefinido. Probablemente, y sabiendo las consecuencias de sus decisiones, Rajoy ya piensa en el rescate, lo que pondrá, de facto, la gestión de España en manos de la Unión Europea, descargando así de responsabilidades al presidente, y justificando el modelo neocon que siempre ha sido el objetivo del PP.

PERICO ECHEVARRÍA.

Mariano Rajoy, hace apenas siete meses…

agosto 7, 2012

Hay gente a la que ya es imposible pedirle ningún esfuerzo. Nosotros podíamos no haber subido las pensiones o incluso bajarlas o podíamos haber reducido las aportaciones a las personas que están desempleadas o podíamos haber subido el IVA. Lo que pasa es que, claro, la subida del IVA, aparte de que iba a suponer una subida de los precios, afectaba a todos por igual. Un café paga el mismo IVA lo tome una persona con una renta que otra persona con una renta infinitamente superior. (…) No está en nuestras previsiones subir el impuesto sobre el valor añadido. No habrá un banco malo en España, y estableceremos un procedimiento que no sea gravoso para el contribuyente. En el primer semestre de este año, haremos una norma para ayudar a las pymes, a los emprendedores -que dan trabajo al 80% de las personas que trabajan en nuestro país-, a que las cosas les sean mas fáciles. Ahí sí vamos a hacer algunas cosas desde el punto de vista fiscal para ayudarles a que creen empleo y generen bienestar y riqueza. La economía es lo más importante y yo he querido dar una señal dentro de España y fuera de España de que aquí hay un presidente del Gobierno que va a dar la cara y no se va a esconder. Mariano Rajoy, 10 de enero de 2012, en su primera entrevista como presidente del Gobierno con Alex Grijelmo para la agencia EFE.

Vídeo que denuncia las mentiras, contradicciones y errores de Mariano Rajoy y su Gobierno en estos siete meses

julio 29, 2012

NO MAS IVA: MARIANO RAJOY

julio 18, 2012

Sin Comentarios.

Rajoy cumple con el programa oculto del PP

julio 15, 2012

Ahora que se han caído las caretas, repasen este artículo que escribí en noviembre de 2011 detallando las recetas que estudiaba el PP antes de llegar al poder: subida del IVA, recorte de pagas extras a los funcionarios, 60.000 millones para el banco malo, recortes al desempleo… Una a una, se han cumplido absolutamente todas esas recetas. No fue un ejercicio de adivinación: no tengo tanta imaginación.

Todas las medidas que avancé entonces salían de fuentes del propio Partido Popular, que ya por esas fechas preparaban sus recortes, conscientes de que no podrían cumplir su programa electoral. Siete de las medidas que está analizando Mariano Rajoy para recortar entre 20.000 y 40.000 millones y cumplir con la dieta milagro que exige la artista antes conocida como Europa (y que ahora se llama Merkozy). 1. Impuestos. Subida para la gasolina, para el tabaco, para el alcohol… para empezar a hablar. Es probable que haya también algunas rebajas –la famosa ayuda a “los emprendedores”–, pero la suma global en cualquier caso supondrá más impuestos y más recaudación. 2. IVA único. Es el impuesto que más puede crecer –tal vez incluso con una subida directa– y la pista está en el libro verde de la Comisión Europea, que recomienda aumentar la recaudación tendiendo hacia un tipo único, el máximo, en vez de los tres que tenemos en España: normal (18%), reducido (8%) y superreducido (4%). Según la Comisión, si se sacan productos de los tramos reducidos, la recaudación del IVA podría aumentar hasta el 45%. La lista de sectores potencialmente afectados va de la hostelería al transporte o la energía. En Portugal se ha hecho ya con el IVA de la la electricidad y el gas, que ha pasado de la tasa reducida del 6% a la máxima del 23%. 3. Recortes a los funcionarios. Por el sueldo y por las plazas. Además de la segura reducción en el número de interinos, también se mira con atención una fórmula que Portugal acaba de estrenar: eliminar las pagas extras para los funcionarios (y pensionistas) que cobren más de mil euros al mes. 4. Rebaja salarial. El PP lo llama de otra forma: reforma laboral. Más allá de los cambios en los contratos y el despido, la clave estará en la eliminación de los convenios sectoriales y provinciales. En la práctica supondrá que las empresas podrán negociar por separado rebajas de sueldos con sus empleados con mucha más facilidad. 5. Copago no sólo sanitario. Al uso de las carreteras para transporte de mercancías, a las recetas o a las tasas universitarias, con la vista puesta en un modelo de educación superior a la americana donde los estudiantes pagarían a crédito su formación. 6. Recorte del desempleo. O, más bien, del número de personas que lo podrán cobrar. El PP planea endurecer los requisitos para acceder a los subsidios y entre las posibilidades que barajan para ello está perder la prestación si rechazas un trabajo o un curso de formación. Es algo que ya intentó Aznar (y que tuvo que retirar porque le costó una huelga general). 7. Un banco malo. Que el Estado cree un banco-basurero que compre al resto de las entidades financieras los activos tóxicos que lastran su balance (especialmente el suelo). Es una de las pocas medidas concretas que aparece en el programa del PP. Los optimistas creen que, en unos años, el banco malo podría vender la basura sin perder un euro público. Los pesimistas temen que este rescate a la banca pueda salir por 60.000 millones, el doble de lo que ahora se va a recortar. Tampoco es cierto que les sorprendiese “la herencia recibida”, como han contado después. En este otro artículo de noviembre de 2011 conté que la previsión de déficit que internamente manejaba el PP en 2011 era del 8,4%. Fallaron solo por una décima. Ocho datos que explican por qué el PP se refugia en ese evanescente “hacer lo que hay que hacer” y no detalla su verdadero programa. 1. España ha pactado con la Unión Europea un plan de austeridad para reducir el déficit público al 3% en 2013. Para el año que viene, el compromiso es que se quede en el 4,4%. Rajoy ya ha dicho que considera irrenunciable ese objetivo. Rubalcaba lo quiere renegociar. 2. El Gobierno espera que el déficit de este año sea del 6%. Con la recaída de los últimos meses, es casi imposible que se vaya a cumplir: probablemente estará entre el 6,6% que espera la Comisión Europea y el 8,4% que pronostican algunos en el PP. 3. España apenas crecerá en 2012; la última previsión de Bruselas es un exiguo 0,7%. Así que la única manera de cuadrar el presupuesto público al gusto de Merkel –si no queremos un “tecnócrata” de Goldman Sachs– pasará por recortar el gasto, subir los impuestos o ambas cosas a la vez. El próximo Gobierno tendrá que ajustar entre 2 y 4 puntos del PIB: entre 20.000 y 40.000 millones de euros en un año. Por comparar, el tijeretazo que hizo Zapatero en mayo de 2010 fue de “sólo” 15.000 millones en año y medio. 4. Más cifras para entender la poda que nos espera: toda la sanidad pública cuesta unos 65.000 millones anuales; el subsidio de desempleo, unos 30.000 millones. Subir el IVA dos puntos apenas sumaría unos 2.000 millones más. La rebaja en el sueldo de los funcionarios que aplicó Zapatero fueron 4.000 millones entre 2010 y 2011. Congelar la subida de las pensiones ahorró unos 1.500 millones. 5. No vale con privatizar. Aunque encontremos compradores para Aena, Paradores y Loterías, ese dinero sirve para reducir la deuda, pero apenas se notaría en el déficit (sólo lo que se ahorre por los intereses, pero nada más). 6. Tampoco es muy realista el discurso de que el recorte será únicamente para “el gasto superfluo”, como repite Rajoy. La propuesta de reducción de ayudas públicas para los sindicatos, los partidos y la patronal que presentó en su momento el PP sólo suponía 17 millones de euros al año. Si cerramos el Senado –como proponen algunos a los que la democracia les debe de parecer cara–, el ahorro sería de apenas 55 millones anuales. ¿Subastar coches oficiales? En Castilla La-Mancha el PP va a conseguir así menos de medio millón de euros (pero mucha publicidad populista). 7. El recorte puede ser incluso mayor porque, además, falta por arreglar el ladrillazo a la banca: más de 300.000 millones en créditos a promotores inmobiliarios, suelo y pisos que no valen lo que figura en los balances. El PP ya ha anunciado en su programa su intención de sanear esos “activos tóxicos” con dinero público, creando un banco malo. No saldría por menos de 50.000 millones de euros, tal vez más. 8. Por eso no me extraña que De Cospedal vaticine protestas “cuando Rajoy diga lo que hay que hacer”. Habrá quien se pregunte, con razón, por qué no nos explica sus planes antes de votar.
Ignacio Escolar.
http://www.escolar.net

¿Alguien pensaba que Cospedal iba a defender a Castilla-La Mancha?

julio 14, 2012

Seis comunidades autónomas, entre ellas Extremadura y Castilla y León, con gobierno del Partito Popular, mostraron su rechazo a los nuevos recortes para las regiones, aprobados en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y el gobierno de Mariano Rajoy. Saben que esos nuevos recortes traerán más paro, más penalidades, más sacrificios para los vecinos de sus comunidades a los que representan.

A ningún castellano-manchego le sorprendió que entre las comunidades que rechazaron el nuevo recorte no estuviera Castilla-La Mancha. A estas alturas nadie piensa que la presidenta de nuestra comunidad, María Dolores de Cospedal, vaya a mostrar el más leve signo de apoyo o defensa de los intereses de Castilla-La Mancha por encima de los intereses del gobierno de Rajoy, de los intereses de gobiernos de otras comunidades como la valenciana en el caso del agua o por encima de sus propios intereses. Nunca estuvo bien visto en nuestra comunidad que nuestra presidenta fuera a la vez secretaria general del PP porque así es imposible que, en algún momento, anteponga la defensa de lo nuestro por encima de todo como ya hicieron antes presidentes como Bono. Es cierto que de esos enfrentamientos con la Corte, Bono obtenía luego en gran rendimiento en forma de cariño, respeto y también en forma de votos, pero, en parte, de eso es de lo que se trata cuando un pueblo te elige para que le defiendas y trabajes por su futuro. Las nuevas medidas van a suponer unos recortes de 400 millones de euros para Castilla-La Mancha. Imaginamos a Cospedal proponiendo el redondeo para que el ajuste llegara a 500 millones, por lo menos. Total, ella no va a pagarlo porque parece que su próximo objetivo es marcharse cuanto antes a un ministerio recogiendo el trabajo sembrado. http://www.dclm.es

Esquilmar a la sociedad entera para salvar a la Casta

julio 12, 2012

El editorial de Libertad Digital, pone de vuelta y media a Mariano Rajoy, cargando las tintas en el despilfarro que suponen el mantenimiento de las CC. AA. Mejor es que leamos el citado editorial: El presidente del Gobierno compareció ayer en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de los acuerdos alcanzados en el último Consejo Europeo y detallar la nueva batería de medidas que va a poner en marcha en el terreno económico. La situación actual de la economía española es tan grave que justifica sobradamente la adopción de medidas extraordinarias, pero ya que nuestro problema esencial es el equilibrio de las cuentas del Estado, lo que cabía esperar es que esas decisiones fueran dirigidas a reducir el monstruoso gasto público de las distintas administraciones antes de esquilmar todavía más a las clases productivas, que es finalmente lo que el Gobierno de Rajoy ha decidido.

Rajoy ha preferido actuar como lo hizo el pasado mes de diciembre nada más llegar al poder: anunciar con detalle una batería completa de subida de impuestos con entrada inmediata en vigor, limitándose a mostrar su disposición a introducir eventuales recortes de gasto en el futuro y ciertos retoques estructurales si las circunstancias lo permiten. En su intervención, el presidente aseguró ayer que su gobierno no tenía más opción que adoptar esas decisiones “difíciles y dolorosas” para el conjunto de los ciudadanos, frase no por repetida menos falsa teniendo en cuenta el desbarajuste autonómico que padecemos. España tiene diecisiete minigobiernos que consumen 160.000 millones de euros anuales (el 17% del PIB), de los cuales 53.500 millones se van en pagar los sueldos de su personal y otros 28.000 en gastos para mantener la propia administración autonómica en funcionamiento, embajadas incluidas. Esos mismos miniestados derrochan nada menos que 24.000 millones de euros en repartir subvenciones a entidades privadas para los fines más diversos, que en los casos de las comunidades gobernadas por los nacionalismos suponen además una afrenta directa a los ciudadanos que no comulgan con su carácter sectario. Si sumamos a este catálogo de los horrores financieros el hecho de que las comunidades autónomas están endeudadas en más de 150.000 millones de euros, es necesario tener mucho cuajo para decir a esos mismos ciudadanos esquilmados por el engendro autonómico que no existe alternativa a la brutal subida de impuestos que el gobierno de España nuevamente les ha recetado. Es cierto que Rajoy ha anunciado también algunas reformas estructurales que van en la dirección de reducir el peso del Estado, pero algo parecido dijo también en diciembre pasado y todo quedó prácticamente en nada salvo, eso sí, la subida de impuestos que acompañó a esa apelación grandilocuente, que los ciudadanos comenzaron a experimentar en su bolsillo de forma inmediata. Rajoy se niega a atacar el problema central de la economía española sin otra motivación que la meramente política pues, desde un punto de vista exclusivamente técnico, es evidente que nuestro país tiene que modificar radicalmente su diseño institucional si quiere sobrevivir a esta crisis. De momento el Gobierno prefiere elevar los ingresos del estado esquilmando a las clases medias, en especial a los funcionarios, antes que acabar con el parasitismo de una casta autonómica que se niega a renunciar a sus privilegios. El problema de Rajoy es que la situación de la economía española es tan angustiosa que más tarde o más temprano tendrá que enfrentarse a la realidad de que nuestro país no puede mantener más tiempo el engendro autonómico. Lo único que conseguirá con su inacción es que la agonía sea más larga. Y las víctimas más numerosas.

Decia Rajoy que el rescate era sin condiciones…………..

julio 11, 2012

Un vídeo que hoy conviene repasar: lo que nos contó Mariano Rajoy el 10 de junio, tras la reunión del Eurogrupo en la que se acordó el rescate de España. “No hay condicionalidad macroeconómica”, “es una línea de crédito”, decía el presidente del Gobierno, que no quería entrar en “debates nominalistas” y que incluso presumía de haber presionado a Merkel. Era “una buena noticia para España”, todo un éxito internacional.

Un mes después, la letra pequeña de aquel rescate está a la vista de todos: subida de tres puntos en el IVA, recorte de sueldo a los funcionarios, aumento de su jornada laboral, despidos de empleados públicos, subida del impuesto del tabaco, recortes en los fondos para dependencia, rebaja las prestaciones de desempleo… Un tijeretazo de 65.000 millones de euros en dos años que pagarán los de siempre, los que ya no aguantan más.

Wyoming revienta: Rajoy "no es el puto propietario" de España

junio 27, 2012


El Gran Wyoming, Alcalá de Henares 22/06/2012 from tmc on Vimeo.
El Gran Wyoming no puede más. José Miguel Monzón Navarro, el popular presentador de televisión, se despacha a gusto en un discurso en Alcalá de Henares sobre la situación de España, pronunciado el 22 de junio. Estas son algunas de sus perlas: “Vamos a robar el dinero a los trabajadores para dárselo a los bancos. Esa es la frase que no publican los medios de comunicación”. Rajoy “no es el puto propietario [de España], es el administrador” y “siente un profundo desprecio por su pueblo”. “Aparecer en el balcón es un regalo que se le hace al pueblo”, asegura en referencia a las apariciones públicas del presidente. “Hemos vuelto al tiempo de los grandes sátrapas, de los caciques”. “La gente puede vivir por encima de sus posibilidades un fin de semana o un mes, pero no 60 años”. “Tenemos una Justicia que nunca pasó la Transición”.

Carta de José Luis Sampedro a Rajoy

mayo 22, 2012

Querido señor Presidente: es usted un hijo de puta. Usted y sus ministros.

Se lo digo así, de entrada, porque sé que nunca va a leerme, como nunca lee usted libros, ni nada más que periódicos deportivos como usted mismo ha confirmado, jactándose, como buen español de ser un ignorante. No se engañe, por eso lo han votado tanta gente. Perdonen los demás el exabrupto, pero es que está demostrado que somos lo que nuestros padres nos han educado, y si usted y sus ministros son como son, es porque sus madres muy bien no lo han hecho. A pesar de los colegios de pago, de pertenecer a la oligarquía de épocas dictatoriales, etc.

Verá usted, señor presidente. Lo que más me molesta no es que usted sea un bastardo malnacido, sino un ignorante, y sobre todo un mentiroso. Se presentó a unas elecciones diciendo que no haría cosas que ahora hace. Dijo hace tiempo que la posibilidad de una amnistía fiscal le parecía injusta y absurda, y no ha tardado ni tres meses enrecurrir a esta medida de forma injusta y absurda, como señala el diputado de IU Alberto Garzón al que usted y sus secuaces ningunean como a cualquier otro que no sea seguidor suyo. Ésa es la democracia que ustedes entienden, ignorar a los representantes de la ciudadanía que no les afín. Usted dijo que la Sanidad y la Educación no se tocaban, y la han tocado pero bien. A la banca nada, y eso que los grandes expertos en economía señalan que, o le metemos mano a sus amigos de las finanzas, o nos vamos a pique.

Le voy a explicar unas cuantas cosas dado que usted es un ignorante que lee prensa deportiva en lugar de libros de historia, economía o política. Durante los años 20 hubo gente que tuvo la genial idea de crecer mucho, por encima de sus posibilidades como ahora tienen ustedes tan de moda decirnos. Tanto que incluso a Churchill, para salir de la situación de postguerra, se le ocurrió revalorizar la libra, lo que trajo bajada de sueldos y aumento de las horas de trabajo. No sólo no se creció por encima de lo esperado sino que destruyó la posibilidad de crear un modelo sostenible de crecimiento basado en el consumo, lo que permite terciarizar una economía y hacerla verdaderamente competitiva. Eso es ser un país desarrollado y no ganar mundiales de fútbol. Cuando llegó la crisis del 29 y la posterior recesión mundial en los 30, en un país tan poco sospechoso de socialista, comunista o lo que ustedes quieran, como EEUU, decidieron adoptar una cosa llamada New Deal, que consistió, entre otras cosas, en subir los sueldos y bajar las horas de trabajo. Como consecuencia, había más puestos de trabajo para cubrir esas horas de menos, y los que salían de su trabajo lo invertían en consumo, lo que reactivó la economía y permitió al país dar un definitivo empujón hacia arriba para salir victorioso de una Guerra Mundial que libró en tres continentes.

Por si usted no lo sabe, las medidas que está ejecutando han conseguido lo contrario. Hablo en pasado porque tal vez no lo sepa, pero no hay nada nuevo en los famosos “recortes”. Argentina, Chile, Polonia, Rusia y así hasta un largo etc de países engrosan una horrible lista de fracasos de las políticas neoliberales de Milton Friedman y el Consenso de Washington que desde los 70 llevan intentando hacernos creer que sumergir a un país en el shock económico es una salida a la crisis. Jamás las medidas de la Escuela de Chicago han funcionado. Jamás un país ha salido de la crisis de esa forma. Jamás una sociedad se ha beneficiado de ello. Por el contrario, ha generadosuicidios, deterioro del Estado del Bienestar (que ustedes insisten en decir que se ha terminado mientras vemos cómo crece y se desarrolla en otros países de nuestro entorno) y ha destruido el futuro de numerosas generaciones.

Usted miente, señor Presidente, y es sumamente peligroso. Porque el anterior era un inútil, pero usted es un pirómano en mitad de un incendio. El otro creía vivir en el País de las Maravillas y usted nos está sumiendo en el País de los Horrores. Toda política fiscal que no se base en la generación de riqueza, toda medida relativa al empresariado que no atienda prioritariamente a las empresas que cotizan más del 60% de sus ganancias en forma de sueldos e impuestos en España (y no Repsol, que solamente invierte un 20% y ahora la defienden como española; hay empresas extranjeras que reparten más beneficios al conjunto del país), todo lo que no sea alumbrar un futuro basado en la investigación y no en el trabajo precario, es destruir el futuro del país. A usted y sus secuaces se les llena la boca diciendo que hay que fomentar el emprendedorismo, y en lugar de ello desarrollan un plan basándose en los ideales especulativos de los dirigentes de la CEOE cuyo historial de empresas arruinadas por la especulación de la que ellos salen indemnes mientras el Estado se hace cargo de los parados que dejan es absolutamente bochornosa. Eliminan de todo plan de emprendedores la posibilidad del emprendedor social y generan únicamente una nueva casta de tiburones amparados en una reforma laboral neofeudal.

Ustedes se olvidan que los países desarrollados como EEUU, Alemania, Francia, etc., invierten entre el 2’6 y el 3’4% del PIB en I+D+I. España no sólo necesita un esfuerzo superior (en torno al 6%) para ponerse a su altura sino que ustedes nos bajan la inversión del 1’3% al 0’9%. Para entendernos, usted que sólo lee sobre deportes, es la diferencia entre inventar un coche, y fabricarlo. Quien lo inventa tiene los beneficios de todos y cada uno de los coches que se venden. Quien lo fabrica sólo de las unidades que salen de su fabrica. ¿Dónde se inventan los coches? En Alemania, por citar un caso. ¿Dónde se fabrican? En España, Polonia o Rumania. Es evidente de quiénes estamos más cerca, pues. Al darle el hachazo que usted le ha dado a la investigación nos condena a ser un país de camareros, portaequipajes, y por supuesto de trabajadores poco o nada cualificados que trabajemos para empresas extranjeras a sueldos miserables mientras tenemos la moneda de los países con mejor calidad de vida. Si seguimos en el euro es para vivir como ellos, no para que ustedes nos hagan vivir como en Botsuana con precios de París.

Usted nos está suicidando económicamente. Tal vez no sepa quién es Paul Kruggman, pero es Premio Nobel de Economía. Para él es evidente que usted nos miente o no quiere darse cuenta de que no estamos ni siquiera en recesión, sino en fase de depresión, y sus medidas nos hunden cada vez más. Ha aceptado ser elbanco de pruebas del FMI, cuyas medidas ya arruinaron a varios países, pregunte si no por Grecia o Italia donde están fracasando estrepitosamente. Usted no le dice a la gente que estamos metidos en una III Guerra Mundial cuyas armas no son de fuego, sino que tienen a forma de experimentos socio-económicos, donde los tanques son agencias de calificación de la deuda, donde los países utilizan a los ciudadanos para intereses ajenos a estos, y donde, al final, la gente está muriendo y sufriendo, como en cualquier guerra. Usted nos dice que es bueno meter a cuarenta alumnos por clase, que es bueno que haya menos profesores, menos médicos, menos atención sanitaria, y a veces pienso que simplemente usted es gilipollas, que no puede ser que actúe con maldad. Y créame, lo sigo pensando. Los malos seguramente son otros, usted no tiene la inteligencia suficiente para darse cuenta de todo eso. Sí la tiene, en cambio, para saber que todo esto puede traer revueltas sociales, agitación en la calle. Por eso va a aprobar una medida por la cual será terrorismo y condena criminal resistirse a la voluntad del Gobierno expresada en sus brazos de coerción, es decir, al policía. Como yo le estoy diciendo esto, seguramente me acusará de terrorismo por incitar a la gente a decirle a usted las verdades a la cara.

Señor Presidente, usted no quiere decirlo porque la Führer Merkel le amenaza desde el IV Reich que se ha instalado. No es una exageración, oiga, que lo dice hasta el Financial Times que como todo el mundo sabe es muy de izquierdas sin duda. Estamos metidos en mitad de una III Guerra Mundial, vuelvo a repetírselo, y no es una idea únicamente mía, sino de gente de esa que ha estudiado, tiene doctorados, ha dado clase en varias universidades, ha viajado por el mundo, ha leído mucho, mucho, habla varios idiomas, ha vivido diferentes procesos de crisis y recuperación, y a algunos también les gustan los deportes. Pero también ven que ustedes nos metieron una primera fase de Movimientos Financieros que ahogaron nuestra economía y ahora nos meten en una fase de Posiciones para hundirnos en el shock, en el miedo, en la angustia.

Solo le deseo que si algún día la sociedad se rebela, salimos a la calle, tomamos los poderes públicos, proclamamos una Asamblea Constituyente, convocamos un referéndum sobre la forma de Estado, disolvemos los partidos actuales y los obligamos a refundarse en partidos que atiendan a las ideologías políticas y no a las económicas, establecemos un sistema de elecciones realmente democráticas, nos salimos de la moneda alemana (llamada también euro) y establecemos pactos bilaterales con los países importantes, invertimos en educación e investigación. Si todo eso pasa y empieza con una mecha que la sociedad enciende. Si pasa y asaltamos su palacete en la Moncloa, ojalá usted esté ya camino del exilio en Berlín.

O lo va a pasar mal. Muy mal.

José Luis Sampedro
Premio Nacional de las Letras
Economista, abogado y escritor