Archive for the ‘redes’ Category

LAS COSAS BUENAS QUE UNOS HACEN, OTROS LA APROVECHAN PARA HACER EL MAL….

febrero 5, 2010

Esta semana en la televisión hubo reportaje todos los días con Joaquín López Dóriga (periodista mexicano) sobre Facebook, Hi5, Myspace, Sonico, etc y lo peligroso que son. Viene un reportaje diario en el periódico MILENIO, sobre como los secuestradores tienen como fuente de información directa y confiable los blogs, el Facebook y el Hi5.
Entrevistaron a unos secuestradores y dicen que entran a la red y ven los ROSTROS, la casa, los carros, las fotos de viaje y saben el nivel social y económico que tienen quienes ahí aparecen. Ya en televisión uno de ellos había declarado que antes batallaban mucho para reconocer a los candidatos a secuestros, pero que ahora con el Facebook y la información que ponemos voluntariamente en la red, ya no se confunden ni tienen que investigar en donde viven o en que escuela estudian y a donde viajan y quienes son sus papas, hermanos y amigos. Eso pasó con Alejandro Marti, (Joven mexicano muerto por sus secuestradores) que de todo ponía. La familia acaba de cerrar su blog después de darse cuenta de la cantidad de información potencialmente peligrosa que el joven había puesto ahí con alegría y sin sospechar que estaba armando a quienes lo mataron. Protejan a sus hijos y protéjanse ustedes; ya no pongan información peligrosa en la red.

LA VERDAD SOBRE ‘FACEBOOK’

Facebook está vendiendo la información de sus usuarios al mejor postor. Cito textualmente: ‘Lo que muchos usuarios no saben es que de acuerdo a las condiciones del contrato que virtualmente asumen al hacer clic en el cuadro ‘acepto’, los usuarios le otorgan a Facebook la propiedad exclusiva y perpetua de toda la información e imágenes que publican.’
De hecho, resalta el experto, los afiliados ‘automáticamente autorizan a Facebook el uso perpetuo y transferible, junto con los derechos de distribución o despliegue público de todo lo que cuelgan en su página Web.’ Los términos de uso le reserva a Facebook el derecho a conceder y sub-licenciar todo ‘el contenido del usuario’ a otros negocios.
Sin su consentimiento, a muchos usuarios les convirtieron sus fotografías en publicidad, transformando un comercio privado en endosos públicos.
De repente todo lo que sus afiliados publicaron, incluyendo sus fotografías personales, su inclinación política, el estado de sus relaciones afectivas, intereses individuales y hasta la dirección de la casa, se envió sin su autorización expresa a millares de usuarios.
Hay que creerle a Mr. Melber cuando asegura que muchos empleadores gringos al evaluar hojas de vida revisan Facebook para conocer intimidades de los solicitantes. La prueba que una página en Facebook no es para nada privada se evidenció en un sonado caso donde la Universidad John Brown expulsó a un estudiante cuando descubrió una foto que colgó en Facebook vestido de travesti. Otra evidencia sucedió cuando un agente del Servicio Secreto visitó en la Universidad de Oklahoma al estudiante de segundo año Saúl Martínez por un comentario que publicó en contra del presidente. Y para colmo de males, el asunto no termina si el usuario se decide retirar. Aun cuando los usuarios cancelan la membresía, sus fotos e información permanecen abordo, según Facebook, por si deciden reactivar su cuenta. Es más, el usuario no es retirado inclusive cuando fallece. De acuerdo a las ‘condiciones de uso,’ los dolientes no pueden obligar que Facebook descuelgue los datos e imágenes de sus deudos, ya que cuando el finado aceptó el contrato virtual le otorgó a Facebook el derecho de ‘mantenerlo activo bajo un status especial de conmemoración por un período de tiempo determinado por nosotro.s para permitir que otros usuarios puedan publicar y observar comentarios sobre el difunto.’ Sepan los usuarios de Facebook que son partícipes indefensos de un escenario los académicos califican como el caso de espionaje más grande en la historia de la humanidad. De paso se convierten de manera inconsciente en los precursores del fenómeno de ‘Big Brother’ te está observando. Alusión directa a la intromisión abusiva del estado en los asuntos privados del ciudadano común para controlar su comportamiento social, tema de una novela profundamente premonitoria escrita en 1932 por el británico Aldous Huxley: ‘Un Mundo Feliz.’

ANEXO PARTE DEL CONTRATO QUE NADIE LEE PERO QUE TODOS FIRMAMOS:
Al publicar el Contenido de Usuario en cualquier parte del Sitio, otorgas automáticamente a la Compañía, y manifiestas y garantizas que tienes derecho a otorgar a la Compañía, una licencia irrevocable, perpetua, no exclusiva, transferible, plenamente desembolsada y mundial (con derecho de sublicencia) para usar, copiar, reproducir públicamente, mostrar públicamente, reformatear, traducir, obtener extractos (totales o parciales) y distribuir dicho Contenido de Usuario para cualquier fin, ya sea comercial, publicitario o de otro tipo, en relación con el Sitio o la promoción del mismo, para preparar trabajos derivados de dicho Contenido de Usuario o incorporarlo a otros trabajos, y para otorgar y autorizar sublicencias de lo anterior.

Anuncios

PEDRO JOTA ACEPTA PARA LA RED METODOS EXTRAJUDICIALES

diciembre 6, 2009

Pedro Jota acepta para la red los métodos extrajudiciales que rechazó para los medios. Ayer, en plena protesta de los internautas contra el proyecto del gobierno para cerrar webs sin pasar por un juzgado, el director de El Mundo tituló así su editorial: “Zapatero no debe ceder frente a los piratas de la Red”.
Pedro Jota apoya los planes del gobierno con el argumento de que “la Justicia en nuestro país es más que lenta, lentísima, lo que favorece en muchas ocasiones a quien vulnera la ley”. Una afirmación que sirve también para legitimar organismos de censura como el CAC. Ironías de la vida, ayer se cumplían 4 años de un editorial de El Mundo contra el CAC en el que Pedro Jota decía que “si alguien se siente difamado o cree lesionados sus derechos, ahí están los tribunales”.

En aquel editorial, el director de El Mundo decía sobre el CAC:

“Su pretensión de regular el sector audiovisual o de imponer sanciones en base a sus contenidos es inconstitucional, ya que la Carta Magna establece expresamente en su artículo 81 que «los derechos fundamentales y las libertades públicas» sólo se pueden regular por ley orgánica del Parlamento español.”

Es ilegal secuestrar publicaciones sin resolución judicial

El artículo 81 de la Constitución no ha cambiado desde entonces y, desde luego, la Ley de Economía Sostenible no está planteada como una ley orgánica, pero a pesar de ello su contenido afecta a derechos fundamentales como el derecho a la privacidad de las comunicaciones (Art.18), el derecho a la presunción de inocencia (Art.24) y la libertad de información, regulada por el Artículo 20, el favorito en medios periodísticos por ser el que ampara a los comunicadores y que advierte en su quinto punto: “Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial”.

Teniendo en cuenta estos datos, era lógico que Pedro Jota tachara al CAC de “amenaza contra la libertad de expresión” como lo hizo en aquel editorial. Lo que no es lógico ni aceptable es que el director de El Mundo proponga ahora para la red los métodos extrajudiciales que no quiere que le apliquen a él. Y es que el autor de una web que sea acusada de violar la propiedad intelectual tienen los mismos derechos que el director o el propietario de un medio acusado de calumniar, difamar o cometer cualquier otra ilegalidad. Que el director de un periódico niegue a los internauras la tutela judicial que reclama para él es una doble vara de medir inaceptable en democracia.

A Pedro Jota no le basta con el canon digital

Hay que decir que, además de esa doble vara de medir, el editorial publicado ayer por El Mundo contiene otra afirmación que abunda en esta tomadura de pelo. Dice Pedro Jota que “quien se quiera descargar una película o un disco, lo lógico es que pague una cantidad moderada”. ¿Un canon digital como el que ya pagamos por todo tipo de soportes informáticos, por ejemplo? Canon digital, por cierto, que vulnera el derecho a la presunción de inocencia de los consumidores al dar por hecho que van a utilizar esos soportes de grabación para archivar o difundir copias ilegales de material protegido por los derechos de autor.

Por ejemplo, yo guardo en discos duros externos las decenas de miles de fotografías que he hecho con mi cámara y todos los trabajos de diseño web y diseño gráfico que he hecho en mi vida profesional. Son trabajos que he hecho yo, pero a pesar de ello tengo que pagar un canon digital como si mis fotos y mis webs las hubiese hecho Ramoncín. Y a mí y a otras muchas personas que sufren este mismo atropello, ¿quién nos protege?

LOS LADRONES DEL S. XXI USAN LAS REDES SOCIALES COMO FUENTE DE INFORMACION

noviembre 27, 2009

Un estudio de la aseguradora Legal & General revela el peligro de los perfiles y de los usuarios Facebook es una de estas redes sociales en las que puedes enterarte prácticamente de todo, sobre la vida de los demás. Las redes sociales están revolucionando la vida cotidiana de las personas a pasos agigantados. Prácticamente todo el mundo que utiliza Internet, usa también una red social. Ya sea para informar sobre los planes que se han hecho, o sobre los que se van a hacer, Facebook, Tuenti oTwitter son las plataformas ideales para tener a todos tus contactos actualizados, sobre los aspectos más personales y profesionales de tu vida.

La gente suele colgar las fotos que se han hecho durante un determinado viaje o en una salida nocturna, se identifica a todo el mundo e incluso se dan detalles de donde estuvieron y que tomaron. Otros cuentan el próximo viaje que tienen entre manos o declaran abiertamente gustos, aficiones y hasta los detalles de determinadas relaciones sentimentales.

Generalmente, la discreción en la red va acorde con las edades de los usuarios. Cuanto más joven, menos importancia se da a determinados detalles que en algunos casos, pueden suponer un peligro de bastante riesgo.

Este riesgo aparece cuando por la red, como en la vida normal, te cruzas con alguien que no es tan inocente, ni tiene las intenciones de contarte que ha hecho sino más bien, que puede hacer con toda la información que tiene disponible de ti.

Un estudio de la aseguradora británica Legal & General ha disparado las alarmas sobre este problema en Internet y sobre lo que los usuarios cuelgan en sus redes sociales. Los resultados han sido alarmantes, ya que un 38 por ciento de los encuestados, reconocía haber informado en sus redes sociales toda la información referente a sus vacaciones, incluyendo las fechas y los sitios por los que se alojaban. Un 33 por ciento de los encuestados afirma que cuelga con toda normalidad, la vida que hacen durante los fines de semana y vacaciones.

Un representante de Legal & General ha revelado que cada vez, con más asiduidad, están apareciendo perfiles de gente desconocida que desean hacerse amigos sin ni siquiera conocerse de nada y que conviene recordar la cantidad de datos personales que se pueden llegar a almacenar en los perfiles de algunas personas.

Para demostrar la imprudencia y el nivel de problemática que esto puede suponer, la aseguradora ha realizado una demostración de la insensatez con la que muchas personas navegan por las redes sociales. Decidieron crear un perfil falso y solicitar a 100 usuarios tanto de Facebook como de Twitter que le aceptaran como amigo. En total, un 13 por ciento de los usuarios de Facebook aceptaron compartir toda su información personal con el desconocido frente a un 92 por ciento que hizo lo mismo en Twitter, aunque en éste último no se almacenan los datos privados sino que se va escribiendo poco a poco en él.

El estudio también nos ha informado de detalles incluso más preocupantes. Por ejemplo, la aseguradora ha comprobado que un 40 por ciento de los jóvenes consultados de entre 16 y 24 años, publicaban en Internet todos los detalles de sus vacaciones y de las de sus padres, con lo que los ladrones, contarían con todo un informe detallado sobre cuando y donde hacer el robo.

Lo que antes suponía de un estudio riguroso para poder acceder a la zona de un crimen en el momento oportuno, ahora es un juego de niños, y nunca mejor dicho, gracias a Internet y a sus redes sociales. Todo un nuevo panorama para los ladrones, que encuentran en los jóvenes, a los cómplices perfectos de sus fechorías.

La aseguradora ha contado con el apoyo de un ex-ladrón, Michael Fraser, para poder hacer el estudio más verídico, quien calificaba las redes sociales como “el supermercado de los ladrones”.

Así que los más jóvenes deberían empezar a tener un poco más de privacidad o por lo menos, un mayor sentido del peligro y compartir tan sólo con gente conocida, la comprometida información que se cuelga en sus diferentes portales.

LA INTIMIDAD Y LA PRIVACIDAD EN LAS REDES SOCIALES

noviembre 26, 2009

Isaac Cano Granero escribe la siguiente nota en Facebook:
Oye José L. F. Sánchez ¿De que familia de Los Hinojosos perteneces? Podrías darte a conocer más con una foto y así poder quejarte dando la cara. Hasta yo me he quejado de las cosas que han hecho tanto el pasado alcalde, como a la actual alcaldesa. Nunca llueve a gusto de todos, y aunque tu blog es “inspirador” podrías …tener más valentía enseñando la cara. Si no lo sabes, esta herramienta (las redes sociales y la web social) es para mostrar la verdad dentro de una sociedad sin tapujos. El no mostrarte ya es un acto de desconsideración para todos la gente que blogea o escribe en Facebook sobre nuestro querido pueblo.

Comentario a la nota anterior:
Solo te falta pedirme públicamente, mí núm. de DNI y los números de mís ctas. ctes.
Tu podrás preguntarme quien soy yo, y yo te contestaré si me apetece o lo creo oportuno.
¿Quien te otorga el derecho a preguntarme de que familia soy? y eso ¿que tiene que ver con mi persona?. Eso corresponde a mi privacidad e intimidad,y a la intimidad y privacidad de los míos. Cada persona, independiente de su familia, es responsable de sus actos y opiniones, y las mías las expreso cuando, donde y como yo quiero, y no porque me las pida un conocido o amigo.
Ya veo que me otorgas algo de valentía, cuando dices que podría tener más, y te diré que no quiero ser más valiente, y mucho menos un kamikaze.

Se nota que tu sabes mucho de redes sociales cuando afirmas que en ellas, se ha de mostrar la verdad dentro de una sociedad sin tapujos.

Yo te remito a la opinión de los expertos, que difiere bastante de la tuya:

El desarrollo de la tecnología es imparable, esa tecnología además debe ser útil para el desarrollo de los ciudadanos, pero en un estado democrático existen unas garantías que deben prevalecer y es la privacidad, que además está atada al derecho a la libertad de expresión.
En España hace falta una Ley orgánica que regule intervenciones en la privacidad de las personas. Cuando un derecho ciudadano se vulnera con carácter excepcional, por un bien superior comunitario, debe existir siempre la actuación previa de un juez. De hecho, hasta la Asociación de Miembros de la Guardia Civil la exige, quieren trabajar bajo las garantías de las órdenes judiciales.

Una generación entera está creciendo en compañía de webs de redes sociales como Facebook y MySpace, donde colocan información sobre su vida para que la vean sus amigos, y todo el mundo. Pocos usuarios se dan cuenta de que la información que revelan, cuando se combina con nuevas tecnologías de recopilación de datos, puede crear una especie de huella dactilar de su comportamiento. Esa información genera oportunidades no sólo para los negocios legítimos, sino también para ladrones de identidad y otros depredadores, de acuerdo con profesores de Wharton y de otras instituciones.

“Se está desafiando la definición tradicional de privacidad”, observa Andrea Matwyshyn, profesora de Estudios Jurídicos de Wharton.

El boom de sitios como Facebook o MySpace puso en discusión el papel de la privacidad de los usuarios, que a veces no saben que pese a no participar de esos sitios también pueden tener problemas. Consejos para manejarse con cuidado
Sarah Brown toma muchos recaudos cuando se sumerge en las redes contacto sociale de la internet.
No tiene una página en MySpace. Sí figura en Facebook, pero hace lo posible para que su sitio sea visto solo por la gente que conoce.

“No quiero tener que preocuparme de los escándalos y problemas que hay online”, expresó Brown, quien estudia educación en el St. Joseph College de Connecticut. No quiere difundir su información personal y exponerse a que le roben su identidad o a que potenciales empleadores sepan cosas de ella que no deben saber. “Es una cuestión de sentido común”, señaló.